Ya son 64 los muertos por los aludes en Brasil

Siguen las tareas de rescate en Ilha Grande; hay 3000 desplazados
RIO DE JANEIRO.? Mientras continúan las tareas de rescate y la búsqueda de víctimas entre las toneladas de barro y lodo, los muertos causados por las lluvias en el estado de Río de Janeiro sumaban ayer 64, unos 26 de ellos en Ilha Grande, según informaron fuentes oficiales.

Las autoridades advirtieron además sobre posibles nuevos deslizamientos de tierra e informaron que más de 3000 personas debieron abandonar sus hogares por el riesgo de derrumbe en sus viviendas.

"Fue un ruido ensordecedor. Nunca oí nada parecido. Parecía un fuerte trueno que no paraba", contó Felipe Gomes Martins, de 32 años, un habitante de Ilha Grande que vio cómo la ladera de uno de los cerros se desprendió completamente anteayer, arrastrando tierra, piedras y vegetación sobre parte de la posada de lujo Sankay ?donde habría unas 40 personas? y varias casas alquiladas por turistas para las celebraciones de Año Nuevo.

"Era mucha tierra, barro, árboles, troncos cayendo", afirmó al contar cómo junto con su padre rescataron a unas 60 personas durante la madrugada. Por lo menos 26 personas perdieron la vida en el alud de Ilha Grande, y, al cierre de esta edición, todos los cadáveres identificados eran de nacionalidad brasileña.

"Vinimos a festejar el Año Nuevo y luego ocurrió toda esta tristeza", dijo Fernanda de Oliveira, que presenció el deslizamiento de Ilha Grande.

Oliveira se alojaba junto a la posada Sankay, destruida por el lodo con tres residencias privadas.

"No podíamos ver lo que ocurría [era de noche]. Llovía mucho y el agua se filtraba en la casa??, contó la testigo. "Súbitamente, vimos gente en el mar y acudimos a rescatarla. Eran clientes de la posada??, agregó.

Los socorristas en Ilha Grande continuaban trabajando anoche, a pesar de que todavía existe la posibilidad de nuevos derrumbes, señaló el coronel Pedro Machado, comandante del cuerpo de Bomberos.

En Ilha Grande, adonde sólo se puede acceder por mar, trabajan más de 100 efectivos del cuerpo de Bomberos y de la Defensa Civil ayudados por perros.

Sin embargo, a medida que pasan las horas las posibilidades de rescatar personas con vida disminuyen.

Las autoridades estiman que las operaciones de búsqueda puedan llevar por lo menos dos días más.

En el centro de la ciudad de Angra dos Reis ?unos 150 kilómetros al sur de Río de Janeiro, sobre el continente? otro deslizamiento enterró varias casas y dejó un saldo de por lo menos 13 muertos, según el gobierno del estado de Río.

Otros 80 deslizamientos han ocurrido en la región en los últimos días, con lo cual la cifra total de víctimas mortales es de 64, 61 de ellas en el estado de Río, donde más de 3000 personas debieron dejar sus casas.

El escenario desolador se apoderó de la paradisíaca playa Bananal, ubicada en una ensenada de agua cristalina que la hace una de las playas más bonitas de Ilha Grande y uno de los destinos favoritos de turistas extranjeros y nacionales.

Como se trata de un terreno rocoso, en el que la vegetación nativa desarrolla raíces pequeñas, y la sierra tiene una inclinación pronunciada, el suelo resulta muy inestable, según los especialistas.

"El riesgo natural es muy grande, por causa de la inclinación y de la inestabilidad del terreno", dijo el geólogo Alvaro dos Santos, ex director del Instituto de Investigaciones Tecnológicas, al diario Folha de S. Paulo.

Además, "la ocupación de áreas inestables aumenta basta>nte el riesgo de accidentes", agregó.

Comentá la nota