La muerte de Sueldo sigue bajo un manto de misterio y dudas

Acontecimientos. Las versiones de lo ocurrido el 4 de septiembre de 1998 fueron dispares. Se barajaron varias hipótesis. Una de ellas señalaba que el accidente había sido provocado por un caballo y hasta se habló de un presunto atentado.
Han pasado más de diez años del trágico fallecimiento de monseñor Gerardo Sueldo, ex obispo de la Diócesis de Santiago del Estero, y todavía continúan las controversias y, en cierta medida, el misterio, acerca de las causas del accidente automovilístico en las inmediaciones de San Marcos, sobre la ruta nacional Nº 9.

La investigación judicial arrojó como resultado que Sueldo, que conducía el automóvil Renault 19, habría fallecido como consecuencia de una “mala maniobra”.

Paralelamente, testigos indirectos del accidente aseguran que fue a causa de un caballo que se atravesó en la ruta, mientras que otros afirman la presencia de un francotirador.

Rompiendo un silencio de muchos años, la ex jueza del Crimen de la Cuarta Nominación, Dra. María Luisa Cárdenas de Infante, habló con EL LIBERAL y se refirió acerca del supuesto caballo que se cruzó en el camino del Sueldo y del que surgieron tantas teorías. “Nunca vimos ningún animal en la ruta. Yo llegué a los 10 ó 15 minutos del accidente y no vi ningún caballo en las inmediaciones”, recordó.

En este punto, el padre Domingo Michellini, que en 1998 se desempeñaba como vicario de la Diócesis de Santiago del Estero, aseguró que vio varios yeguarizos en la banquina, afirmación que fue sostenida por el padre Raúl Llugdar, quien lo acompañaba.

Por su parte, el sacerdote Marcelo Trejo, quien acompañaba a Sueldo en el viaje de retorno desde Salta, juntamente con el padre Jorge Ramírez, había testimoniado que se había cruzado un caballo “y monseñor trató de esquivarlo”.

Cárdenas de Infantes presupone que “debe haber encontrado algún tipo de obstáculo, ya que venía a muy alta velocidad, porque Sueldo tenía su alma de corredor de autos, y parece que lo practicaba cuando era joven y no le gustaba que maneje un chofer; él siempre manejaba, generalmente andaba solo”.

A su turno, la ex dirigente de ATE, Alba Luna del Valle Agüero de Castillo, sigue sosteniendo que a Sueldo “lo mataron”, barajando dos hipótesis: “le largaron varios caballos sorpresivamente, aunque no descarto que no haya habido un francotirador”.

En este punto, la ex jueza argumenta que estuvo desde el primer momento con los médicos que lo atendieron cuando estaba con vida, “y me informaban que el golpe que tenía en la cabeza le produjo un destrame por lo que podía durar horas o minutos, y vivió una hora y media después del accidente”.

Insistió la ex magistrada que “había que investigar porque podría haber sido un auto, un caballo o un tiro, como por ahí se dijo”.

“No pude tomarle declaraciones a los curas que iban con el obispo porque Marcelo Trejo se fue a España y a Jorge Ramírez lo enviaron a Mailín, y yo quería preguntarle a Trejo si había visto el caballo porque era un testigo presencial”, remarcó Cárdenas de Infantes.

Insiste la letrada: “Para nosotros fue un accidente, chocó una alcantarilla y voló, murió porque venia sin cinturón, mientras que los dos acompañantes venían con el cinturón puesto, incluso ordené que los médicos forenses lo revisaran y no tenía nada en el cuerpo, excepto el golpe en la cabeza, además yo mismo lo vi desnudo en terapia intensiva del sanatorio y no tenía marcas”.

Comentá la nota