Muerte de un sindicalista: ordenan la captura de un barrabrava de Newell's

En un video se lo observa disparando contra el grupo alineado con Moyano.
Un día después de los enfrentamientos entre dos ramas del sindicato lechero que dejó como saldo un dirigente muerto y 15 heridos, la policía de Rosario identificó e intentaba capturar anoche al presunto homicida de Héctor Del Valle Cornejo, el cordobés de 50 años que falleció tras recibir un tiro en el pecho.

El dato surgió de un video tomado durante los incidentes. Allí se observa a Raúl Alejandro Cazón --un hombre de 35 años vinculado con la barrabarava de Newell's-- disparar un arma contra la columna integrada por los trabajadores de ATILRA línea nacional. Este grupo, alineado con la CGT de Moyano, mantiene viejas disputas con la delegación local, que no oculta su simpatía con la CTA.

Cazón es el único al que se ve accionando un arma en esas imágenes. Desde ayer se analiza el material aportado por la prensa y la policía no descartaba anoche que se dispongan más detenciones.

Según confirmó a Clarín la jefatura de la División Judiciales, son varios los integrantes cercanos a la hinchada del club rosarino que actuaron como fuerza de choque. Los investigadores establecieron que Cazón y los otros hombres que mantienen lazos con la barra fueron contratados por la rama local de los lecheros para cumplir tareas de seguridad.

La seccional Rosario rechaza esa imputación. E incluso denuncia que sus adversarios fueron los que se rodearon con barras de Central, a los que vinculan con el homicidio, una teoría que la Justicia y la policía desestimaron.

Cazón declaró tras la pelea en una seccional cercana al gremio y, al no tener antecedentes, fue liberado. Antes, se había atendido en un destacamento de Gendarmería. Tenía un corte por el que debieron aplicarle 14 puntos.

A Cazón se lo ve en los videos disparar varias veces. El arma que utiliza coincide con las que luego fueron secuestradas en el sindicato. "Todos los elementos son coincidentes para pensar que es el autor material de los disparos", aseguró a Clarín José Luis Juárez, de la División Judiciales.

Más allá de la participación de Cazón, pericias y pruebas recolectadas por la Justicia comprometerían la situación de la seccional Rosario. En su local se secuestraron un revólver calibre 38, un 22 y un caño de escopeta. La herida de Cornejo podría coincidir con una de las armas, aunque también se pudo haber utilizado para el homicidio una 9 milímetros.

Otro elemento comprometedor es la dirección de las balas: en apariencia fueron disparadas desde la zona donde está ubicado el sindicato local. La ventana de un consultorio odontológico, en diagonal a la sede gremial, muestra tres impactos.

Para la fiscal del caso, María Iribarren, existen indicios de que los disparos partieron desde el grupo local. Al ser consultada acerca de si el arma fue accionada por los que pretendían llegar hasta la sede del gremio, Iribarren aseguró: "El arma estaba en posesión de uno de los bandos y por la dirección de la que habrían venido lo disparos, parecería que venían del otro lado".

Ayer se aguardaban los resultados de la pruebas que se realizaron a las armas secuestradas en el sindicato. Se pretendía saber si fueron accionadas durante los incidentes. Jorge Elizondo, abogado de ATILRA Rosario, negó "rotundamente" que las armas secuestradas en el local de la organización pertenezcan al sindicato. "No tenemos armas. Esas armas fueron introducidas", justificó.

Comentá la nota