Muerte por hantavirus en nuestra ciudad

Un joven de 27 años, vecino de Arturo Seguí, falleció como consecuencia del hantavirus.
La muerte se produjo el lunes pasado, pero se conoció recién ayer, cuando las autoridades sanitarias confirmaron que el deceso de un paciente internado en el Hospital Italiano lo provocó la enfermedad.

Pedro Zingoni falleció después de haber estado internado unos días en terapia intensiva del Hospital Italiano, adonde fue trasladado con los síntomas del virus que se contrae por la inhalación del particulado de excrementos y orina que quedan en los ambientes con presencia de roedores -en particular el ratón colilargo. El joven, hijo de un conocido matrimonio de arquitectos de la zona norte de la Ciudad, trabajaba en dos de las plantas que posee la Ceamse, en la de Punta Lara y en la de González Catán, donde realizaba tareas operativas.

Hasta ahora se desconoce dónde Zingoni pudo haber estado en contacto con roedores infectados. Por un lado, en las áreas de política sanitaria comunal y provincial se presume que el contagio se habría originado en uno de los dos predios de la Ceamse. "En esos lugares se trabaja con basura y no sería extraño que el vector viral hubiera estado en cualquiera de los establecimientos", conjeturaron fuentes municipales. Otra hipótesis apunta a la zona rural norte de la Ciudad. "Pedro se estaba construyendo una casa cerca de Los Porteños y había ido a cortar el pasto. Pero en realidad no hay certezas de dónde se contagió", comentó un allegado al joven.

Comentá la nota