La muerte de un bebé desnudó las carencias vitales en el Madariaga

Tenía 26 días y mientras los trabajadores dijeron que falleció por falta de atención y por la escasa dotación de personal en enfermería, desde la Dirección del hospital se explicó que se debió a la patología que sufría
El domingo pasado falleció un bebé de 26 días en Neonatología del Hospital Ramón Madariaga, triste episodio que vuelve a revelar las grandes carencias de personal, precarización laboral e instrumental agotado, según manifiestaron los profesionales del mayor centro sanitario de Misiones.

Los trabajadores de ese sector específico, algunos de ellos enrolados en la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), denunciaron que el deceso del bebé se debió a la alarmante escasez de recursos humanos, sobre todo de enfermeros, que incluso se daría en todas las áreas del Madariaga.

Según se indicó, en el caso del sector Cuidados Intermedios de Neonatología debería haber un enfermero por cada seis niños y ese domingo había ocho pacientes por cada enfermero.

Además, el sector se reciente por el instrumental que está fuera de servicio, como el vital Autoclave (sirve para esterilizar todo el instrumental que se utiliza a diario) y los equipos de Rayos X portátiles, tanto de Neonatología, como de Terapia Intensiva Adultos.

La doctora Mirtha Naves, jefa de Neonatología, en presencia de su jefe, Jorge Pianessi, a cargo del Departamento de Perinatología y la directora del Hospital, Rosa Ramírez, negó rotundamente que el deceso se produjera por falta de personal de enfermería, y que las razones de la muerte tuvieron que ver con la patología que se presentó en el niño de 26 días. Se indicó que el posible diagnóstico sería “coqueluche, con presentación de apneas”, lo que traducido es tos convulsa, que deriva luego en una obstrucción respiratoria.

Naves también negó que la enfermera que estuvo ese domingo, en Cuidados Intermedios, haya estado desbordada.

“Es cierto que faltan recursos humanos en el hospital, pero ese deceso no ocurrió por falta de personal, ese día no faltaba. Ese bebé estaba en Cuidados Intermedios, con un diagnóstico probable de coqueluche (tos convulsa)”, manifestó Naves.

El niño fue internado el miércoles, llevaba 26 días de vida y se había iniciado su medicación antibiótica y según contó la pediatra- estaba monitorizado, controlado y se estaba alimentando por succión.

“Sabemos de la mortalidad de los chiquitos con coqueluche, por eso se los interna, porque es factible que se mueran en su domicilio, inclusive internados, la mortalidad es alta. O sea, era una evolución posible y esperable. Que no tiene nada que ver con la falta de recursos, porque si el chiquito está monitorizado, está controlado, está la mamá y estamos todos porque es un lugar donde permanentemente hay asistencia, no depende de que haya o no un número adecuado de enfermeros”.

Sobre la denuncia de falta de personal en este caso específico, Naves explicó que el chiquito estaba en Cuidado Intermedios, y que allí “se trabaja con un enfermero cada seis a ocho pacientes, en terapia intensiva sí hay que tener un enfermero cada cuatro niños internados. Los pacientes se dividen en sectores, en áreas de mayor o menor cuidado, una enfermera en cuidados intermedios puede atender tranquilamente entre 6 a 8 pacientes y esa cantidad es la que estaba atendiendo”.

En cuanto a la falta de instrumental que los trabajadores demandan y, los directivos admitieron que es así, Jorge Pianessi explicó que “están realizadas las gestiones para la reparación del equipo y estamos viendo de alquilar uno de reemplazo en algún centro asistencial”.

Pianessi, además de manifestar que el servicio de Neonatología no está desbordado de pacientes, dijo que “hay cantidad adecuada de enfermeras, y cuando no alcanza se pagan guardias activas”.

Precarización

Ayer al mediodía los trabajadores llevaron adelante una asamblea con presencia de la titular de ATE-CTA, Nora Dedieu, a la que concurrieron enfermeros y médicos, tanto del Madariaga, como del Pediátrico Fernando Barreyro.

“La muerte del bebé internado en Neonatología se debió a la falta de recursos humanos, responsabilizamos al Ministerio de Salud Pública por esta carencia. Una enfermera no puede hacerse cargo de ocho chiquitos en una sala de Neonatología. Una mamá con mellizos necesita ayuda para atender a sus dos niños, imaginen una enfermera con ocho recién nacidos prematuros”, explicó una colega de la enfermera que trabajó ese domingo, el día del fallecimiento.

Los trabajadores explicaron que es una denuncia que vienen haciendo hace mucho tiempo y no hay respuesta por parte de las autoridades. “Le habrán puesto que se murió de un paro cardiorespiratorio, no tenemos acceso al acta de defunción, pero no dicen que es por falta de atención, por falta de recursos humanos. Se está precarizando el personal, esto es política del Estado, para tercerizar los servicios a empresas de las que muchas veces son dueños los mismos funcionarios”, disparó Nora Dedieu.

La titular de ATE-CTA se refirió sobre el instrumental obsoleto que posee el Madariaga.

“Tenemos denuncias de que hay equipos que no están funcionando, mientras que para el nuevo hospital están acumulando tecnología de última generación y para manejarlos se están buscando recursos humanos en otras provincias”, aseguró.

Por los contratos de tres meses

Con una parte de la planta del personal haciendo uso de sus licencias anuales y otros obligados por afecciones, los trabajadores especifican que el problema de la precarización es la clave, con una modalidad que entró en escena a fines del año pasado, como, por ejemplo, llevar los contratos mínimos de seis meses a tres.

“El personal trabaja inseguro, incómodo, mal pago y tiene mucho miedo de perder su lugar” argumentaron ayer desde ATE-CTA.

Rosa Ramírez, la directora del Madariaga, explicó sobre esos contratos.

"Esto fue una medida gubernamental, no escapa a la opinión publica en general que el empleado público, sin generalizar, que una vez logrado un contrato estable deja de cumplir con los objetivos para los que fue designado. Desde nuestro lugar, pensamos que esto que ellos llaman precarización laboral, es en realidad una medida que el Gobierno debió adoptar para que se pueda seleccionar al personal, que acceda el personal calificado y de mejor desempeño”. “Muchas veces tenemos que sacar la cara por personal que a la hora de exigir demandas salariales y beneficios siempre están, pero cuando tiene que dar lo mejor de sí para atender a la comunidad, a la que todos nos debemos, no lo hace. Es una situación a la que nos han empujado a tomar”.

Comentá la nota