La DGE mudó el archivo de la Escuela Hogar

Ocupaba el ala norte del edificio, que ya presentaba dificultades estructurales por el peso del papel. Por un convenio con la UTN, se digitalizará. Quejas de los empleados por la falta de un lugar propio.

A mediados del año pasado, un grupo de senadoras que integran la Comisión de Educación recorrió el antiguo y bien conservado edificio de la Escuela Hogar Eva Perón, ubicado en el Parque General San Martín. Encontraron impecable el trabajo que allí se realiza con los chicos, aunque también se pusieron al tanto de las malas condiciones en las que se encontraba el archivo de la Dirección General de Escuelas.

Tal situación se hizo pública y, actualmente, la DGE ha decidido mudar el archivo, dejando el espacio libre para ser ocupado por la Escuela Hogar. Además, tal y como lo explicó el director de Administración, Carlos González, se ha realizado un convenio con la UTN por el cual se digitalizará la información para facilitar su búsqueda. archivo en problemas. Ubicada en un sitio que no le es propio, esta descomunal acumulación de papeles guarda documentación y expedientes de esta repartición desde 1946, como los comprobantes que los docentes necesitan para tramitar su jubilación. Tal es el peso de su contenido, que estaba produciendo el hundimiento del piso de uno de los pasillos del edificio. Además, los empleados debían trabajar en muy malas condiciones, en un lugar sin adecuada ventilación y ocupando hasta los baños de lo que antes fueron pabellones escolares, a merced de ácaros, polillas y otros insectos.

La falta de infraestructura para archivar la documentación fue, durante los siete años en los que este depósito de papeles permaneció en el edificio de la Escuela Hogar, moneda corriente para los empleados. Algunos de ellos contaron que debieron improvisar estanterías con las camas en desuso de la escuela y en los lugares más inverosímiles, como baños y pasillos. También soportaron la humedad de viejos techos que se llovían y que tuvieron que reparar ellos mismos. Alicia Rosales, una empleada con 30 años de servicio, contó que el grave e histórico problema es que la DGE nunca les proporcionó un lugar propio y acondicionado para funcionar correctamente. "En los últimos 20 años, ningún gobierno tomó la decisión política de darle un lugar definitivo al área", afirmó la mujer. itinerante. A pesar de su incalculable dimensión -en verdad, se trata de montañas de documentos-, el archivo ha padecido innumerables traslados. Rosales recuerda que hace al menos 20 años el archivo funcionaba en una casa antigua, en pleno centro. Luego, durante el gobierno de José Octavio Bordón, se trasladó a los viejos talleres de Stabio, en Pedro Molina y Belgrano de Ciudad. De allí también fue mudado y terminó en un sector de la morgue judicial.

Allí tampoco duró. Fue instalado, a fines de los 90, en dependencias del EPRE. Sin embargo, y a pesar de que en ese lugar podría haber permanecido por años, tuvo que ceder las instalaciones a la Escuela de Bellas Artes. La última estación del archivo viajero fue la Escuela Hogar, a la que llegó en el 2002 y permaneció hasta ahora.

Esta vez, la mudanza promete ser definitiva, al menos así lo aseguró el director de Administración. Señaló que, a raíz de una decisión del director general de Escuelas, Carlos López Puelles, se realizará la digitalización total de los documentos.

La tarea, encomendada a la UTN, durará dos años, pero terminará con los inconvenientes de traslado y pérdida de archivos. Una vez concluida esta labor, la información podrá consultarse a través de un software.

Por lo tanto, no hará falta que los empleados trabajen en el mismo sitio en el que se encuentran los documentos de papel.

En cuanto al nuevo lugar, se trata de un depósito especial para este fin, ubicado en Godoy Cruz.

Comentá la nota