Muchos productos subieron de precio y se esperan más aumentos.

En general, en la mayoría de los supermercados los incrementos registrados en licores y bebidas ha sido en promedio de 15%. Para la próxima semana se esperan aumentos de entre 3 y 6% en los alimentos.
Los rumores de aumentos de precios en varios sectores, como el de los comestibles, para después de los comicios del domingo pasado, se han ido confirmando muy lentamente durante estos días.

En líneas generales, los comestibles, las naftas, las cuotas de las prepagas y las de los seguros sufrirán incrementos que van de 3% a más de 20%. En el rubro de los comestibles, las subas promedian entre el 3% y 6% en alimentos y los valores comenzarán a aplicarse la semana próxima. En cuanto a bebidas, vinos y licores los incrementos rigieron a partir de esta semana y van de entre 10% y 15%.

Algunas primeras marcas habrían pedido autorización ministerial para hacer aumentos antes de las elecciones y dicho organismo nacional los habría aprobado para después de los comicios.

Durante la próxima semana, según señala Rubén David de la distribuidora mayorista Oscar David, esperan recibir los listados nuevos de precios.

Así, marcas líderes del mercado de alimentos para niños, distintas variedades de cacao, diferentes cafés, cereales para el desayuno, leches en polvo (incluidas las diet), edulcorantes, leche condensada, flanes, postres, sal, aceites, fideos, alimentos congelados, salchichas, harinas y mayonesas tienen previsto aplicar a sus productos una suba de entre 3% y 6%, según adelantó este empresario.

En el segmento de las bebidas, vinos y licores, los aumentos ya han sido aplicados durante esta semana, según dijo una fuente de un hipermercado local.

En cuanto a los licores o bebidas como el vodka, ron, whisky, coñac, ginebra y vermú los aumentos superan $1,80 por unidad, y representan el 15%. Las aguas minerales, saborizadas, energizantes y aguas con gas han tenido un aumento del 10%. Algunas marcas de cervezas y de vino de mesa tuvieron una suba del 15%, según dijo la misma fuente.

Concretamente, en los súper de Mendoza ya se han registrado aumentos en los precios de la mayoría de los productos, en especial en aquellas marcas que tienen una gran variedad de alimentos y en otros casos las subas se promediaron en varios productos.

Frutas, verduras y carnes

La realidad de los productores, fruteros y verduleros es que tienen suficiente stock y reservas a lo que se le suma una caída en las ventas de 25% y 30%, según dijo el vocero del Mercado de Godoy Cruz.

Señaló además que "están con los precios más bajos que el año pasado" y, de acuerdo a sus comentarios, explicó que el aumento de los servicios públicos podrían generar un ajuste del 15% al 20%. Aunque este hecho es poco factible por la actual situación de caídas del mercado.

Fuentes consultadas del sector de la carne adelantaron que están en una situación similar a la de las verduras. Estiman que no habrá aumentos en el sector porque el consumo de carnes ha caído entre un 20% y 30%, detalló José De Carolis, presidente de la Asociación de Abasteros y Matarifes.

Una suba en los precios provocaría una mayor caída en la demanda y en el volumen de venta que ya se calcula que es menor en un 30%. Los aumentos de algunos costos como el de los servicios públicos "tendrán que ser soportados" por los empresarios, dijo De Carolis.

No obstante, para algunos dueños de carnicerías locales consultados por Los Andes, a mediados de este mes podrían haber algunos aumentos sobre el precio del animal vivo. El kilogramo podría tener un remarque de entre $ 0,20 y $ 0,30. Y en coincidencia con De Carolis, para algunos dueños de firmas mendocinas la caída es del 40%. Creen que no se trasladaría al precio de venta.

Otros aumentos

A este escenario de subas y retracción hay que agregarle el aumento de las naftas, el gasoil y el GNC, que impactaría en los precios. Al encarecerse el transporte de mercaderías, "algunos productos sufrirán el arrastre, ya que, este incremento subirá los costos y afectará a los precios", dijo Marta Rizzo desde Prodelco.

"El transporte de los productos de las industrias y de los mismos centros de distribución de los supermercados desde Buenos Aires, Córdoba o Santa Fe, generará un costo extra que luego se reparte en los precios", aseguró Rizzo, quien también afirmó que esta dinámica de subas en los precios siempre ocurre de esta manera.

Rizzo dijo que "hay una mayor restricción del consumo. Antes se notaba en los sectores de indumentaria y bienes suntuarios, pero ahora ya alcanzó al mercado de los alimentos".

Comentá la nota