Mal de muchos ¿consuelo de Kirchner?

Por Fernando Laborda

Las encuestas preelectorales anuncian amplias derrotas de los candidatos kirchneristas en la Capital Federal, en Santa Fe y en Córdoba, además de una llamativa paridad entre las listas encabezadas por Néstor Kirchner y Francisco de Narváez en la provincia de Buenos Aires, algo que para el gobierno nacional era impensable semanas atrás.

"Mal de muchos, consuelo de tontos", reza un viejo dicho, que viene a cuento de que, en el medio de este tan sombrío panorama electoral, el ex Presidente parece regodearse con la posibilidad de que tampoco les vaya bien en estas elecciones a Carlos Alberto Reutemann y a Juan Schiaretti, dos dirigentes que buscaron distanciarse del kirchnerismo en los últimos tiempos y que podrían disputarle el liderazgo.

Reutemann afronta una complicada contienda electoral en Santa Fe como candidato a senador nacional frente al gobernante socialismo, que lidera Hermes Binner. En tanto, la lista que avala el gobernador cordobés, Schiaretti, y que lleva como postulante a senador a Eduardo Mondino, estaría siendo derrotada por la nómina que encabeza Luis Juez y sólo estaría peleando el segundo puesto con la de la Unión Cívica Radical.

El objetivo de Néstor Kirchner parece hoy limitado a ganar por la diferencia que sea las elecciones bonaerenses e intentar mantener el liderazgo partidario si figuras como Reutemann y Schiaretti pierden en sus provincias.

El deseo de Kirchner no parece, sin embargo, sencillo de concretar.

En primer lugar, porque aun ganando en la provincia de Buenos Aires, una ventaja mínima ante un empresario de origen colombiano, ignoto tres meses atrás para una amplia porción de los argentinos, sería leído como un traspié.

En segundo término, porque no pocos caudillos provinciales del justicialismo le exigirán profundas rectificaciones a Kirchner después del domingo 28, de tal manera que el ex Presidente podrá aspirar a ser a partir del 29 un jugador más, pero ya sin la banda de capitán del equipo y con perspectivas de retiro de las grandes ligas para la próxima temporada.

Comentá la nota