Muchas viviendas del barrio Evita no tienen luz, agua y le faltan accesorios

Las viviendas del denominado barrio Evita, recientemente entregadas en un acto por el Gobernador Gildo Insfrán, acusan problemas de diverso tipo, ya que muchas tienen rajaduras, no tienen agua corriente conectada, ni luz eléctrica, y los caños internos de agua potable están taponados, entre otros defectos que deberán reparar los propietarios antes de tener condiciones de habitabilidad normales.
Un recorrido por varias viviendas del mencionado conglomerado, reveló serias falencias en la estructura de las casas, quizás producto de los varios años que estuvieron edificadas sin ser entregadas.

Sin luz

Las casas carecen de conexión de energía eléctrica, y en el último fin de semana rondaron por esos lugares supuestos técnicos de Edefor, que ofrecían hacer la conexión a 80 pesos en efectivo y al instante.

Muchos adjudicatarios prefirieron, ante la sospecha, hacer el pedido directamente a la distribuidora, que conlleva un costo de 113,34 pesos. Hoy por hoy, muchos propietarios aún esperan por la conexión para así avanzar sobre otras carencias, ya que no hay agua dentro de las casas.

"El caño pasa por delante de las casas, pero los ocupantes tenemos que pagar eso también para tener agua adentro" comentó una vecina del lugar.

Otros problemas

Otros inconvenientes que tendrán que afrontar los nuevos propietarios de su bolsillo, son rajaduras en pisos y paredes.

Muchos vidrios de las puertas traseras fueron rotos y la cañería del baño está en malas condiciones. Otras casas no tienen persianas o baldosas. Además, el cableado eléctrico está inconcluso en el interior, sin la llave general en muchos casos.

Los caños externos de ventilación de cámaras sépticas faltan en algunas viviendas. Las puertas no tienen picaportes y algunas cerraduras, que están llaveadas, se ven con herrumbre. Sólo aquellas viviendas que se encuentran sobre alguna de las avenidas, la Italia o la Antártica Argentina, tienen todos los accesorios, incluso bidet, que "es un lujo que el resto del barrio no tiene", relataron los vecinos. El sector en mejores condiciones coincide con la zona en que se realizó el acto de entrega a adjudicatarios el pasado viernes.

Todos estos problemas hacen que muchas familias aún no se hayan mudado a su nueva casa. Otros en cambio, prefirieron ante posibles saqueos, quedarse y pasar la noche sin luz ni agua y así dejar al menos un integrante familiar en la vivienda.

Comentá la nota