"Los muchachos no tienen nada que ver: no lo hacen a esa hora..."

El diputado provincial, secretario general de UOCRA y candidato a diputado nacional, Roberto Robledo, defendió ayer al comando de punteros sindicales que quedó acusado de haber roto carteles del FrePam y de amenazar a un fotógrafo: "Los muchachos no tienen nada que ver", dijo Robledo.
Y evaluó que son gente de "experiencia", por lo que hubiera resultado "inocente" que actuaran "a plena luz del día".

Robledo dijo en "Plan B", refiriéndose a la rotura de carteles en la zona de Macachín: "Por empezar, no lo hacen a esa hora...".

Según Robledo, nadie quedó demorado. "Los muchachos -dijo- fueron invitados a dar sus datos y lo hicieron, pero no tienen nada que ver con esto". E insistió en su teoría de la "autoagresión" del FrePam. "Para ponerse en víctimas y ganar un punto, a veces los rompen ellos mismos", dijo.

La misma camioneta involucrada en el incidente circulaba ayer por la mañana por la Ruta 5, en la entrada a Santa Rosa, con militantes de ese gremio pegando carteles promocionando al tándem Verna-Robledo (ver aparte).

Buenos muchachos

Los cinco demorados por la Policía de Macachín son afiliados del gremio, delegados, empleados e inclusive un miembro de la Comisión Directiva.

Sobre el hecho puntual, Robledo remarcó que "los muchachos andaban haciendo la pegatina como se hace normalmente. Aparte -agregó- tendrían que ser muy inocentes para estar rompiendo carteles a plena luz del día; imaginate que es gente que tiene experiencia, que sabe... no es la primera vez que sale en un tipo de pegatina así, no es la primera elección, es la misma gente de hace muchos años y uno sabe la responsabilidad con la que asumen este tipo de cosas... Se han roto carteles en Santa Rosa, en Pico, en Trenel, nosotros no tenemos nada que ver. Ellos tienen una costumbre de tomar estas cosas para hacerse de un espacio periodístico. El que hace la denuncia es el esposo de una de las candidatas y el otro que se dice agredido es asesor de (Juan Carlos) Marino. Son cosas que uno tiene que tomar en cuenta porque sino todo el mundo se lava en agua bendita y no es tan así. Hay algunos que también tienen sus propias picardías para tratar de arrimar agua para su molino".

- ¿Entonces UOCRA no tiene nada que ver con esto? -le insistieron en "Plan B".

- No, no tiene nada que ver, porque aparte es muy inocente, es gente que tiene mucha experiencia, son delegados de hace diez años...

- Claro, no van a hacer algo así a esa hora...

- Por empezar no lo hacen a esa hora... o sea... no lo hacen a esa hora... no lo hacen nunca, porque saben cuáles son las reglas de juego y sería inocente de parte de ellos hacerlo en un horario donde está todo el mundo mirando. Por lo tanto, no lo hacen en ese horario... y no se hace en otro horario donde podría no haber testigos... no es la costumbre del gremio. Nosotros vamos, pegamos carteles o pasacalles, hacemos la pegatina a lo largo de la ruta...

Códigos y burradas

"Nosotros hemos sufrido ataques a los pasacalles y a las gigantografías, principalmente en Pico, y sin embargo no hicimos denuncias", insistió después Robledo.

"Una persona que tiene experiencia no va a ir a romper carteles de día, no van a hacer una burrada de este tipo a la vista de todo el mundo. Nosotros también tenemos códigos. Eso indudablemente que son cosas que hacen ellos para ganar espacio político y para hacer lo único que ellos saben hacer, en vez de tomar contacto con la gente hacen la denuncia y salen a través de los medios como víctimas de una situación", insistió.

El sindicalista también relativizó las amenazas contra el fotógrafo que hizo las tomas de la camioneta en la comisaría de esa localidad. Ayer el FrePam presentó una denuncia penal por esta circunstancia. "Eso es circunstancial, por decir ’pucha, no me fotografíes la camioneta porque me estás poniendo en culpable’ . Pero no hay amenaza ni insulto".

"Es lógico que la Policía intervenga para tomar los datos a quienes no son de la zona. Muchas veces a mí me ha parado la Policía para tomarme los datos", concluyó.

Comentá la nota