Los muchachos peronistas

El peronismo marplatense en la búsqueda del liderazgo. Tres listas en la interna del PJ. Una de gatos y cabezones.
Al igual que todo el peronismo bonaerense, los peronistas de Mar del Plata se preparan para la batalla en busca del liderazgo perdido. Desde la recuperación de la democracia, el peronismo marplatense supo ser el ordenador de la realidad política de la Quinta Sección Electoral; a partir del 2005, con la irrupción del kirchnerismo, pasó a cambiar la lógica y fue el posicionamiento de “los chicos”.

Los municipios de menor cantidad de electores, fueron los que se agruparon y cambiaron la lógica del centro del poder durante algunos años. El centro de poder se trasladó a General Lavalle desde donde el armado fue relegando a Mar del Plata. La lógica impuesta por el “mandamás” del peronismo marplatense, Juan Garivotto, que era perder en la ciudad pero ganar y ser parte del poder provincial desde la Cámara de Diputados, fue generando un deterioro en el poder del peronismo local con respecto de su posicionamiento regional.

En la disputa por el liderazgo del peronismo marplatense que se abrió a partir de 2011, Garivotto, al no encontrar la posibilidad de renovar su banca y ver que en la ciudad el kirchnerismo presentaba la candidatura de Carlos Cheppi como candidato a intendente, intentó dar su última batalla de la cual salió bastante mal herido. Sacó el 21,68%, en tercer lugar se ubicó José “Pepe” San Martín con el 15,26%, seguido por Diego Garciarena con el 12 % y Pablo Kirchner con el 3,45, dejando a Cheppi como representante a la elección general y en la misma quedó segundo contra el actual intendente Gustavo Pulti.

Desde esa elección en adelante, los enfrentamientos en el Frente para la Victoria local tuvieron otro capítulo que fue la definición de candidaturas a concejales para el 2013, en la que la lista impulsada por Cheppi que encabezó el ex diputado provincial Daniel Rodríguez, se volvió a alzar con el triunfo logrando que la mesa política que integran Cheppi-Rodríguez-Segarra, entre otros, sume dos concejales más al bloque del kirchnerismo peronista de la ciudad.

Hoy, el desafío partidario vuelve a enfrentar a tres sectores. Uno es el peronismo clásico con la lista que encabeza José “Pepe” San Martín, hombre del sindicalismo marplatense que fue hasta hace poco delegado del Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires y renunció para ser candidato a senador junto a José “Pepe” Scioli por el denarvaísmo, siendo parte de una derrota estrepitosa no solo no consiguiendo un lugar en el Senado bonaerense sino también constituyéndose en salvavidas de plomo para perjudicar la performance local de la lista que encabezaba Emiliano Giri. El sindicalista, ex denarvaísta pega la vuelta para disputar la interna peronista.

Si bien la postura de Gustavo Pulti, que fue comunicada de manera oficial y en forma personal a todos sus funcionarios, fue que ninguno que tenga cargos en el Gabinete debía participar de la interna peronista haciendo especial hincapié en aquellos funcionarios que dicen reportar al kirchnerismo, el que si presentó lista fue Juan Manuel Rapacioli acompañado de Horacio Tetamantti. Algunos que estuvieron presentes en la sede del PJ en Matheu 130, creen haber visto a un cercano colaborador de Pulti junto a Rapacioli al momento de la presentación de listas. Lo cierto es que el intendente sabe que no está para otra derrota más en el año 2013, por eso Rapacioli y Tetamantti quedaran librados a su suerte para enfrentar a las otras dos listas. Los que están apoyando esta lista son Eduardo Niella, Lalane, entre otros dirigentes del peronismo local.

La tercera lista que se presentó fue la que encabeza Pablo Vacante, que hasta el momento había sido un asesor en las sombras del embajador Carlo Cheppi. Vacante suele decir en las mesas de café “yo estoy retirado, es el tiempo de nuevas generaciones”. Vacante también supo ser un hombre de peso en el peronismo local y seccional; él y Susana Salerno marcaron la realidad política enfrentándose nada más y nada menos a Eduardo Duhalde. Cuentan los que lo conocen, que esta jugada no tiene que ver con apetencias personales por volver al ruedo, sino que forman parte de una estrategia colectiva en pos de la construcción del proyecto de Cheppi. La frase que se les escucho decir fue “mientras no reconstruyamos el poder político del peronismo de Mar del Plata no hay posibilidades de ser una opción de gobierno para la ciudad”. Lo cierto es que esta lista juntó a representantes de diversos sectores que hasta han estado enfrentados en la elección de octubre.

Pablo Vacante como presidente, Eduardo Coppola (Luz y Fuerza) como vice, Daniel Rodríguez, del Movimiento Evita, Fernanda Raverta, gente de Curuchet, Emilio Alí, Gerente del PAMI, Karina Ponce, Pablo Madeira, Somu, SutheryH y otros gremios, están. Otro de los apoyos resonantes es el de Marina Santoro, que vio frustrado su ingreso al Concejo Deliberante en las últimas elecciones.

Como dice el viejo refrán, “los peronistas son como los gatos: cuando gritan y parece que se están peleando es porque se están reproduciendo”. Hay que ver qué quedará de esta batalla y si luego de tantas, el partido de Perón y de Evita encuentra la calma en la ciudad.

Coment� la nota