"Muchachos soy de la fuerza, déjenme pasar"

Trataban de eludir un control caminero en Recreo, pero no hicieron más que llamar la atención de una Patrulla de Caminos, que les ordenó detener la marcha, estacionar en la banquina y descender del vehículo. Viajaban armados.
Un policía y un empleado municipal de San Lorenzo, que viajaban hacia el norte provincial, fueron procesados por la Justicia local, luego de que una Patrulla de Caminos los detuviera en el cruce de la Ruta 70, en la ciudad de Recreo. Llevaban tres armas de fuego, guantes de látex y cinta para embalar, lo que hace presumir que se dirigían a dar un golpe.

"Muchachos soy de la fuerza, déjenme pasar", ordenó Cristian L. Ruiz Miller, que intentaba burlar el retén ubicado sobre la Ruta Nº 11 y su intersección con la Nº 70. Pero su compañero, Martín Darío Zafra, frunció el seño suponiendo que esta vez no iba a ser tan fácil sortear el control.

El policía de 38 años, que se desempeñaba en la Unidad Regional XVII, impostó la voz y lanzó la frase, que lejos de favorecerlo recibió por respuesta un gentil pedido de,"licencia por favor". Y luego la orden expresa de ubicarse en la banquina y descender del coche.

El viaje del Chevrolet Corsa de vidrios polarizados, proveniente de San Lorenzo, había llegado a su fin.

Tanto el policía Ruiz Miller, como Zafra -un empleado de la Municipalidad de San Lorenzo, de 37 años-, quedaron bajo arresto cuando los uniformados que realizaban tareas de prevención encontraron tres armas cargadas cuando revisaron el coche.

El curioso episodio sucedió la tarde del lunes 27 de abril y el 20 de mayo siguiente el juez de Instrucción Segunda, José Manuel García Porta, los procesó por delitos considerados "contra la seguridad pública".

"Aptas para el ataque"

Aunque no se pudo constatar la actuación de ninguno de los dos en hechos delictivos en la zona, ni existe la posibilidad de prejuzgarlos por un robo o asalto frustrado mediante la actuación policial, la Justicia encontró elementos suficientes para mantenerlos privados de la libertad.

Entonces, como no consumaron un hecho de mayor gravedad, el juez García Porta los procesó por los delitos de "portación de arma de fuego -de guerra y de uso civil- y supresión de la numeración de objeto registrable"; y dictó la prisión preventiva. La medida fue apelada, y la causa se encuentra en la Cámara de Apelación Penal.

"Son armas aptas para el ataque y se hallan en condiciones óptimas de uso" afirmó el juez García Porta, basado en un informe de los peritos de la Unidad Regional Uno. La Patrulla de Caminos de Recreo que los requisó encontró una pistola calibre 32 largo y un revólver calibre 22, debajo de las butacas del acompañante y conductor respectivamente. Entre los asientos delanteros y traseros llevaban una escopeta a repetición calibre 12/70 y una caja con 20 cartuchos del mismo calibre.

Las armas de los calibres 38 y 12/70 son considerados armas de guerra, mientras que la 22 es de uso civil, detalló la Justicia. Además, el revólver, tenía la numeración limada y ninguno de los dos ocupantes del auto tenía autorización para usarlas.

Además del armamento la policía secuestró guantes de látex y cinta para embalar, lo que lleva al juez a deducir que iban a ser utilizadas para no dejar rastros y para amordazar a sus víctimas, dejando en claro los fines delictivos del dúo.

Acusado de homicidio

El empleado municipal, Martín Zafra, atraviesa un proceso judicial por el delito de homicidio en el sur de la provincia, y aunque pesa sobre él un procesamiento con prisión preventiva por ese delito, se encontraba libre ya que había sido beneficiado por una "sustitución de prisión" (Art. 346 del CP). El policía Ruiz Miller estaba impedido para portar el arma reglamentaria, porque se encontraba bajo seguimiento médico y de licencia.

Las armas cargadas

Pistola 22 mm. Marca Tala, con la numeración suprimida. Tenía siete cartuchos de punta hueca; uno en la recámara. Estaba debajo de la butaca del acompañante, "lista para disparar".

Escopeta 12/70. Se trata de un arma a repetición de la marca Tactical Technology, modelo 2002. Es considerada un "arma para uso inmediato".

Revólver calibre 38. Del tipo "largo", marca Rubí Extra, con seis proyectiles listos para ser utilizados. Estaba debajo de la butaca del conductor.

Comentá la nota