Moyano: "Veremos qué dice el INDEC de las amas de casa"

El jefe de la CGT dijo que la discusión de salarios no se guiará por la inflación oficial
El titular de la CGT, Hugo Moyano, advirtió ayer que las negociaciones salariales que se iniciarán en marzo se guiarán "por lo que diga el INDEC de las amas de casa" y no por las estadísticas oficiales de inflación.

Moyano habló ayer por radio, un día después de que el INDEC difundiera que en 2008, la inflación fue de 7,2%, apenas un tercio de lo que los economistas estiman como inflación real. Ese informe también relevó un aumento de sólo 5,6% en los alimentos

"Veremos qué dicen los INDEC de los supermercados, de las amas de casa", comentó el dirigente. Igual, esquivó una definición acerca de cuál fue la inflación real. "No hemos hecho números todavía", se excusó.

De todos modos, Moyano dejó en claro que no pierde de vista su alianza con la Casa Rosada. "Vamos a discutir paritarias con la responsabilidad con que lo hemos venido haciendo en los últimos cinco años", remarcó. Y reiteró la idea que la CGT viene poniendo sobre la mesa desde hace tres meses: "La prioridad será mantener los puestos de trabajo".

"No se ha hablado absolutamente de ningún porcentaje, ni siquiera hemos hablado este tema (internamente en la CGT) porque todavía no me reuní con ninguna autoridad del Gobierno", remarcó. Si bien hasta ahora no hubo ninguna señal en ese sentido, desde el Gobierno ya se lanzó una cifra que podría servir de pauta de negociación para el resto: un aumento de las jubilaciones para este año que oscilaría entre el 18% y el 20%, por la aplicación de la ley de movilidad, como anticipó el titular de la ANSeS, Amado Boudou.

Además, en los últimos días trascendió que hubo contactos entre funcionarios y representantes gremiales y que la idea del Gobierno sería fijar la pauta de aumentos en torno del 18%.

Ayer Moyano sostuvo que habrá que esperar que llegue marzo para "ver cómo vamos a encarar la discusión salarial para este año".

Pero aprovechó para fijar el marco del debate: "Hay que mantener el poder adquisitivo del salario sin que esto afecte los puestos de trabajo", concluyó. Para este año, los economistas anticipan una inflación real del 14%, por lo que una banda de aumentos como la que se maneja permitiría ubicar a los salarios unos puntos por encima de la inflación.

Por otro lado, el Sindicato de Camioneros amenazó ayer con cortar la entrada a la planta de la empresa de alimentos congelados Quickfood, en General Pacheco. En un comunicado, el gremio anunció el inicio de un conflicto con las firmas Rapipak y Futuro, que prestan servicios para Quickfood. "Las razones del conflicto son que se han detectado que Rapipak y Futuro tienen unos 60 trabajadores en negro y un mal encuadramiento gremial", dice el texto.

Comentá la nota