Moyano seduce a D‘Elía para sumarlo a su armado piquetero

El jefe de la CGT ya logró sellar un acuerdo con Pérsico y ahora busca una alianza con el líder del FTV. Castells denunció que Kirchner está detrás de ese armado político
Después de haber avanzado con paso firme en un entendimiento con el líder del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, el jefe de la CGT, Hugo Moyano, está decidido a ampliar el horizonte de potenciales aliados entre las organizaciones sociales y grupos piqueteros, con el propósito de sumarlos al espacio desde el cual proyecta apuntalar su propio proyecto político y fortalecer el armado del kirchnerismo de cara a 2011.

Mientras avanzan en la organización de la nueva cumbre que su flamante corriente política sindical mantendrá en Córdoba a mediados de noviembre, los operadores del moyanismo empezaron a sondear con cierto éxito la posibilidad de que también el líder de la Federación de Tierra y Vivienda (FTV), Luis D‘Elía, se incorpore al entendimiento que el camionero ya selló con Pérsico. "Se está conversando con diversos sectores, con Pérsico, con D‘Elía y con otros dirigentes porque la intención es consolidar un espacio político amplio que represente a los trabajadores organizados, pero que también contenga a los desocupados y a las expresiones sociales del peronismo", deslizaron cerca de Moyano.

Cerca del titular del FTV destacaron el "excelente diálogo" que su jefe mantiene con el titular de la CGT desde hace tiempo y reconocieron como muy factible que esa relación decante en un armado político conjunto en el corto plazo. "No hay nada que impida que no tengamos un acuerdo con Moyano, porque tenemos un muy buen concepto de él y porque creemos compartir los mismos intereses sobre el futuro del país", advirtieron a este diario desde el entorno de D‘Elía, a la vez que plantearon la posibilidad de trabajar en conjunto en el respaldo al proyecto de reforma política que alienta el matrimonio Kirchner.

En cambio, no parecieron tener la misma suerte las gestiones de algunos referentes cercanos al camionero para convencer a Raúl Castells, el jefe del Movimiento de Jubilados y Desocupados, de las bondades de la estructura política que proyecta el moyanismo. El propio Castells admitió que fue sondeado para sumarse a ese armado, pero aseguró que rechazó el ofrecimiento convencido de que se trata de un proyecto cuyo "único objetivo es fortalecer otra candidatura de (Néstor) Kirchner". "Efectivamente está en marcha este plan para unir a los sindicatos, movimientos sociales y piqueteros con la oferta de recursos económicos amplísimos. Yo respeto a Moyano, pero no voy a aceptar ser cooptado para armarle la campaña a Kirchner", acusó el dirigente.

El avance de Moyano para sellar un acuerdo estratégico con los grupos piqueteros afines al Gobierno trascendió en momentos en que se profundizaron las críticas por supuestos manejos discrecionales en la distribución de planes sociales en favor de las organizaciones sociales aliadas al matrimonio presidencial.

Comentá la nota