Moyano salió a bajarle el tono a la "rebelión" de los diputados del PJ

Dirigentes provinciales criticaron al kirchnerismo durante una reunión en Pinamar. Pero ayer, el gremialista y Capitanich negaron disidencias.
El oficialismo salió ayer a bajarle el tono a la "rebelión" dentro de la tropa del PJ bonaerense, escándalo que estalló al principio de la semana cuando se conoció una reunión de diputados provinciales en Pinamar con críticas al kirchnerismo y al propio gobernador Daniel Scioli.

El cónclave en cuestión se produjo en una quinta que alquiló para veranear el presidente de la Cámara baja, Horacio González: hasta allí llegaron 22 de los 37 diputados que tiene el bloque kirchnerista. Según trascendió del encuentro, allí se discutió no seguir obedeciendo las órdenes de Néstor Kirchner porque, según ellos, los llevaría al fracaso. También, siempre según los trascendidos, se cuestionó la falta de gestión de la administración Scioli.

El titular de la CGT, Hugo Moyano, había admitido el jueves que "algunos muchachos no están muy de acuerdo" con el modo de conducción de Kirchner, pero ayer se mostró indignado por la repercusión periodística que tuvieron sus declaraciones y negó cualquier descontento en el ámbito bonaerense.

El líder del sindicato de camioneros se enojó por la tapa de Clarín que consignó que "Moyano admitió que en el PJ ya se critica a Kirchner" y consideró esa interpretación como "una mentira más".

"Es absurdo, es una mentira más de las que estamos acostumbrados a recibir de Clarín. Una chanza (en ese tipo de reuniones partidarias) siempre hay, pero de ahí a tomar una posición en contra es un absurdo, no tiene nada que ver", enfatizó el dirigente gremial.

Moyano insistió: "Yo conozco a muchísimos diputados de la provincia de Buenos Aires. Ayer me contaban algunos sobre el tema de la reunión...(algunos) siempre andan haciendo jodas..., pero una rebelión o una actitud (en contra de Kirchner), nada que ver".

En el mismo sentido, se expresó el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, quien remarcó que "no existe un estado deliberativo" dentro del oficialismo y destacó que "todos" los gobernadores del Frente para la Victoria mantienen su firme adhesión "a la conducción de Kirchner".

"Le resto importancia a ese tipo de especulaciones de carácter mediático", aseguró Capitanich, vicepresidente del PJ al igual que Moyano, en diálogo con DyN. Así minimizó cualquier voz crítica hacia Néstor Kirchner que reasumirá al frente del PJ el próximo 11 de marzo con un acto en Resistencia, Chaco.

Cuando se le preguntó si ese día va a encabezar un "operativo clamor", contestó: "Oportunamente, el presidente del partido presentó su renuncia. Nosotros hemos enfáticamente planteado el rechazo a esta renuncia".

Pase de facturas clicks

El vicegobernador Alberto Balestrini y el jefe de Gabinete de Scioli, Alberto Pérez, mantuvieron contactos en las últimas horas a raíz de la furia que generó en Néstor Kirchner la reunión que los diputados mantuvieron en Pinamar.

Según trascendió de fuentes extraoficiales, Kirchner ordenó ir por la cabeza de Raúl Perez, jefe del bloque K en la Cámara baja, y uno de los promotores del encuentro. "La idea es poner ahí a un kirchnerista puro que controle de cerca a Horacio González", explicó una fuente partidaria. Agregó que hay un profundo enojo con González, que quiso presidir el congreso del PJ a propuesta de algunos sectores. Sin embargo, el cargo terminó siendo ocupado por José María Díaz Bancalari.

Los propios integrantes de la reunión intentaron despegarse de las críticas al kirchnerismo con comunicados de prensa y declaraciones públicas.

Comentá la nota