Moyano: "Sabemos convivir con todos los sectores"

Moyano: "Sabemos convivir con todos los sectores"
Habló bien de la CTA. Pero dijo que para que la acepten "hay que cambiar la ley".
Después de años y años de mostrarse intransigente con la CTA, y a tan solo un día de que su segundo la haya descripto como "la zurda loca", Hugo Moyano intentó ayer instalar la idea de que mantiene una relación cordial con la única central obrera que le disputa poder a la CGT. Dijo que sus rivales reclaman "con toda legitimidad" su personería gremial, pero a la vez minimizó las posibilidades de que la consigan: "Hay que cambiar la ley, porque con la ley actual que regula las organizaciones no es posible".

Moyano elogió también al secretario general de la CTA, Hugo Yasky, afín al kirchnerismo: "Tenemos diferencias de apreciación, diferencias de enfoques, pero pensamos que lo que hace cada uno lo hace en función de lo que representa a los trabajadores", dijo, y agregó que a pesar de eso tienen "buena relación", por lo que "no hay animosidad y respetamos lo que cada uno expresa y siente por lo que representa". "Sabemos convivir con todos los sectores", dijo.

Estas declaraciones se dan en un contexto de conflicto interno en el oficialismo, desatado por la alianza cada vez más anudada entre la Quinta de Olivos y la CGT, lo que es visto por algunos referentes de centroizquierda K como una prueba irrefutable de que el matrimonio presidencial eligió refugiarse definitivamente en la ortodoxia peronista. Los Kirchner decidieron el jueves hacer un poco de equilibrio en ese escenario y, aún pagando costos políticos, resolvieron suspender la marcha que la CGT había organizado para "defender" al Gobierno de "maniobras de desestabilización". Ayer, Moyano dijo estar "de acuerdo" con la Presidenta: "Ella nos agradeció, pero teniendo en cuenta todos estos inconvenientes que hay en la calle, no poder transitar bien, nos pidió que hagamos todo el mismo día en una cancha, porque así no se molesta a nadie". Ese acto se hará el 15 de diciembre, en el estadio de Vélez.

La suspensión de la marcha original sorprendió a todo el oficialismo, salvo a los Kirchner, que decidieron desactivarla -y lo hicieron- con tanta rapidez que terminando sorprendiendo a sus propios ministros. El jueves, la Presidenta llegó a un acto en una sede de la Unión Ferroviaria y le pidió una reunión a solas a Moyano, que venía de verse en la CGT con el piquetero Luis D'Elía, el otro organizador de la manifestación. Allí le dijo que creía que lo mejor era suspenderlo todo. El ministro de Trabajo, Carlos Tomada; el de Planificación Federal, Julio De Vido, y el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, llegaron al lugar pocos minutos después de que Cristina y Moyano terminaron de hablar. En ese mismo momento se enteraron lo que la mandataria le había dicho al jefe de la CGT, admitieron fuentes oficiales.

Ayer, Moyano identificó a los supuestos "desestabilizadores". Dijo que Elisa Carrió "está todos los días diciendo que se termina la Argentina. Todo eso no se dice por casualidad". Y después afirmó que la Sociedad Rural "tiene mensajes agresivos". Siguiendo el ejemplo de los Kirchner, criticó también al canal de noticias TN: "Algunos canales de noticias muestran todo negativo", se rió. Y cerró sus apariciones radiales defendiendo a Yasky, el mismo al que hace pocos meses solían chicanear con una frase de pícaro: "Tiene que haber una compulsa: si ellos (por la CTA) tienen más afiliados se quedan con la personería gremial, y si nosotros tenemos más afiliados, nos las quedamos nosotros".

Comentá la nota