Moyano reprochó lentitud del Gobierno ante los despidos

Después de tomarse su tiempo, la conducción de la CGT oficializará esta semana su postergada postura sobre el paquete de medidas anunciado por el Gobierno para intentar contrarrestar los efectos de la crisis internacional. Y la opinión sindical no será condescendiente con las iniciativas planteadas por el matrimonio Kirchner.
Hugo Moyano dio ayer un primer anticipo del sentimiento gremial hacia las medidas. El camionero se quejó públicamente de que el Gobierno llegó tarde con los proyectos para favorecer el blanqueo de trabajadores y auspiciar el blanqueo de capitales y volvió a advertir con las situaciones de despidos y suspensiones de personal que se multiplican en diferentes actividades. El blanqueo de personal “desgraciadamente debió hacerse antes y no esperar a una crisis porque ahora es más difícil”, acusó el titular de la central obrera en declaraciones radiales.

Y afirmó sin ocultar el tono crítico: “El Gobierno tiene la obligación de que todo el personal esté en blanco y eso no se hace sólo con spots televisivos sino con inspectores en la calle”.

Moyano remarcó la “preocupación ” de la CGT por la “realidad” de los despidos en diversas actividades y hasta admitió que en el transporte de cargas que “es un termómetro de la economía ya hemos tenido bajas”.

Como el jefe sindical, varios referentes de la central obrera hicieron conocer sus cuestionamientos porque el plan del Ejecutivo no incorporó ninguna medida concreta en defensa de la estabilidad laboral, como la propuesta de la entidad de instituir la doble o triple indemnización por despidos injustificados.

Además de esas críticas se escucharon también algunos fuertes reproches sindicales principalmente contra la gran moratoria impositiva, que establece una quita de intereses sobre las deudas previsionales y por aportes patronales de las empresas. “Con estas medidas se va a desfinanciar la seguridad social, es lo mismo que hizo (Domingo) Cavallo cuando bajó los aportes”, alertó uno de los miembros de la conducción cegetista al ser consultado por este diario.

En la central consideran que el hecho de abaratar el costo laboral no es una solución para asegurar los puestos de trabajo en medio de la crisis y sostienen que la posición de la entidad debe ser contundente en la defensa integral de todo lo que constituye el salario de los trabajadores.

“Con esto en lugar de sostener el empleo se destruye porque el salario también son los aportes. ¿Porqué en lugar de asegurar más ingresos para las empresas no se optó por dárselo a los jubilados, que lo destinan principalmente al consumo?”, se preguntó un sindicalista.

Tras la suspensión del encuentro que iba a realizarse el miércoles pasado, Moyano reunirá esta semana a la “mesa chica” cegetista con la apuesta de integrar una opinión consensuada de las medidas. Algunos dirigentes especularon con la posibilidad de un pronunciamiento formal que exprese las diferencias de la entidad con las medidas y reitere el reclamo por otros instrumentos que alienten el consumo y garanticen los actuales puestos de trabajo.

Otros, más cautos, consideraron que las críticas serán planteadas directamente al Gobierno. Cerca de Moyano apuestan a un encuentro directo con la presidenta Cristina Fernández para plantear la preocupación por los despidos y reclamarle medidas concretas.

Comentá la nota