Moyano recibe hoy a los candidatos para conducir la CGT local

El municipal Néstor Ferrazza y el camionero Marcelo Dainotto se reunirán hoy con el jefe de la Confederación General del Trabajo (CGT) en Buenos Aires, con la intención de acordar quién conducirá la central obrera rosarina.
   La reunión con Moyano se pactó luego del agitado plenario realizado el viernes 13 de noviembre en el sindicato de la carne de Rosario. En ese encuentro se iba a definir quién iba a conducir los destinos de la regional local de la CGT, que desde 2004 está en manos de Ferrazza.

   Pero apoyado por un conjunto de gremios que en líneas generales se referencian políticamente con Carlos Reutemann, el secretario general del Sindicato de Camioneros de Santa Fe, Marcelo Dainotto, salió a disputar este año el sillón principal de la central de obrera.

   Aunque se registraron algunos incidentes, la sangre no llegó al río en el plenario de aquel viernes. Con el dueño de casa, José Fantini, como anfitrión, tanto Dainotto como Ferrazza se subieron ese día al escenario y acordaron pasar a un cuarto intermedio para posibilitar las negociaciones tendientes a negociar una lista única para la renovación de la conducción cegetista.

   Días después representantes de las dos listas acordaron llevar la controversia al secretario genera de la CGT nacional, en quien los dos candidatos se referencian. La intervención de Hugo Moyano es, de este modo, casi un laudo.

   Por lo menos hasta anoche, no se conocían acuerdos previos a la visita de Ferrazza y Dainotto al líder de la central obrera. Es más, no hubo encuentros entre ambos dirigentes aunque, según trascendió, sí hubo algún contacto entre el referente camionero y dirigentes cercanos al municipal.

   Desde el gremio de los camioneros se deslizó que el titular del gremio municipal habría gestionado la intervención del diputado Agustín Rossi en el tema, aunque sin éxito.

   La intervención de Moyano en la disputa de la CGT local permitió evitar una puja electoral que, en medio de un clima enrarecido a nivel político y sindical, podría significarle algún costo político. Pero más difícil será alcanzar un consenso que no deje heridos ni provoque fracturas en la central obrera.

   En algún momento incluso se especuló con que el líder camionero bendeciría a un tercero, como alternativa salomónica al conflicto. Sin embargo, poco después esa posibilidad fue descartada. Al decir de uno de los referentes nacionales que participó de las negociaciones, "en la foto del plenario del sindicato de la carne estaba la fórmula de la conducción, el tema es definir en qué orden".

Comentá la nota