Moyano quiere a un sindicalista en la Rosada y alienta su proyecto presidencial

El líder de la central obrera dijo a sus aliados que trabajen para seguir los pasos del PT de Brasil. Aunque él aún no blanqueó que quiere ser candidato, entre enemigos y laderos su nombre cae de maduro como líder de ese proyecto político. Mientras sigue embistiendo contra la ministra de Salud, Graciela Ocaña, por el manejo de las obras sociales, la CGT le pidió que separe los tantos y diferencie su pelea política de la relación institucional.
"Hugo Moyano dice que el movimiento obrero tiene que poner un presidente, y que tiene que ser del PJ. Cuando le preguntamos cómo hacemos, dice que hay que ir avanzando en el poder." Son palabras de un miembro de la CGT que resumen con la misma imprecisión del destino qué quiere el líder camionero después del 28 de junio.

Moyano mantiene una relación estrecha con Néstor Kirchner, puso sus candidatos en las listas del PJ y lidera una parte de la estructura del Justicialismo. "¿Si tiene ambiciones políticas? Seguro, pero él esta en un microclima en el que sus más cercanos lo idolatran. Dice que hay que ir por todo el poder y se cree capaz de gobernar. Dice también que puso mucho para posicionarse como vice del PJ bonaerense y tiene gente que le tira eslóganes de Perón en los discursos, que él toma como propios", relató a PERFIL un alto referente de la central obrera, que no le tiene simpatía.

"Moyano no habla del tema con cualquiera. Su proyecto político es firme pero encriptado, y sólo sus hombres más cercanos lo saben", dijo a este diario un cegetista que está en las buenas con Moyano. Dice el dirigente que el lanzamiento de una línea propia en el PJ –la agrupación Juan Domingo Perón–, la influencia del camionero en las listas, la disputa con la ministra de Salud, Graciela Ocaña, "todo tiene que ver con ese armado político, que terminará siendo independiente de Kirchner, pero dentro de la estructura justicialista y con base sindical".

La CGT no se anota a la movida, dicen los ajenos al moyanismo. "Es un proyecto de Moyano", dice el mismo gremialista y confirma lo admitido por otro alto dirigente cegetista: "El miércoles, la mesa chica le pidió a Hugo que separe su pelea personal con Ocaña por el manejo de los fondos de las obras sociales de la relación entre la ministra y la central. La CGT quiere separar los tantos, y no por defender a Ocaña sino por despegarse de una pelea que no le compete". Además, le dijeron "que baje los decibeles". "Lo único que hace es confirmar a Ocaña en el cargo y paraliza el funcionamiento del APE (Administración de Programas Especiales)", se quejan los "gordos". "La continuidad de Ocaña se habla con Néstor y Cristina", aconsejan ofuscados.

"Jamás lo escuché decir a Moyano que quiera ser gobernador o presidente. Sí nos dijo que quiere un presidente del movimiento obrero, pero él jamás nos dijo que fuera a ser él", aseguró uno de sus principales aliados a PERFIL. Otro íntimo del círculo, lo confirmó: "En marzo tuvimos un plenario en la sede de taxistas, donde Hugo cerró diciendo que debíamos trabajar para tener un presidente del movimiento obrero, pero nunca se postuló. No habló de plazos, pero es probable que 2011 sea una referencia". Dijo el dirigente que no se habló de la relación entre Moyano y el electorado, ni del vínculo entre Moyano y la clase media, donde el sindicalismo tiene corta llegada. "Es una tarea pendiente". Moyano lo sabe. Un sindicalista aeronáutico dice que "parte del apoyo de Moyano a la lucha por Aerolíneas Argentinas en 2001 fue para aproximarse a la clase media", un tabú para el sindicalismo.

La "vaka" atada. "La CGT ya hizo su gesto de autonomía en el acto del 30 de abril. Creo que quedó claro", contesta un dirigente sobre si el líder camionero ha atado su destino al de Kirchner. El ex presidente no retuvo ironías cuando fue consultado sobre si Moyano podría ser gobernador. "Moyano se ha animado a tantas cosas. Estamos en democracia", dijo. El Conurbano es el principal caudal de poder para Camioneros, que logró acelerar su crecimiento gracias a los recolectores de residuos y a la privatización del servicio en los municipios. Moyano cuenta que cuando ambicionó algo en la vida jamás lo comentó con nadie. Así logró la secretaría general del gremio en 1989 y de la federación en 1992. "Calladito, calladito", como dice Moyano. Si realmente quiere ser gobernador, nadie podrá arrancárselo de la lengua.

Quiénes son los moyanistas candidatos

Omar Plaini: jefe del sindicato de Canillitas. Moyano le reservó el puesto 13 de la lista a diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires. En el Congreso trabajará sobre la ley de radiodifusión y la lucha contra el trabajo en negro.

Jorge Mancini: al mando de los trabajadores del Ceamse. Se define como un "soldado incondicional de Moyano". Es uno de sus "pollos" de mayor confianza y candidato a diputado provincial bonaerense. Irá a las comisiones de Medio Ambiente –para tratar sobre recolección de basura–, Trabajo y Transporte.

Héctor Martínez: es el secretario general de Camioneros en Mar del Plata y candidato a senador provincial en el distrito bonaerense.

Mariano Recalde: asesor e hijo de Héctor Recalde, número 5 en la lista de diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires y principal consejero de Moyano. Integra la Juventud K y fue conocido por la cámara oculta en la que compañías de tickets intentaron sobornarlo para cajonear una ley.

Claudio Palmeiro: responde a Omar Viviani, jefe de los peones de taxi, y es cuarto en la lista de legisladores porteños de la lista encabezada por Carlos Heller. Es tesorero del gremio y fue secretario de Transporte porteño durante el gobierno de Jorge Telerman.

Comentá la nota