Moyano quiere prohibir despidos

El Gobierno rechaza el proyecto sindical, pero comprende a Moyano; Recalde admitió que redacta el texto
Los despidos originados en la parálisis económica comenzaron a generar los primeros roces. El líder de la CGT, Hugo Moyano, anticipó ayer que impulsará un proyecto de ley, de carácter retroactivo, para "prohibir a los empresarios que despidan trabajadores sin causa", pero el gobierno de Cristina Kirchner desestima que ello pueda tener, por ahora, el aval oficial.

"Eso no está acordado con el Gobierno. Es un disparate. Pero es lógico que Moyano deba ejercer el liderazgo sindical", dijo a LA NACION, con pragmatismo, un allegado estrecho del ex presidente y jefe del PJ Néstor Kirchner.

Otras fuentes oficiales confirmaron que el único plan que el Gobierno pondrá en marcha es por ahora el procedimiento preventivo de crisis previsto en la ley 24.013, de empleo, que contempla el pago de subsidios a los trabajadores suspendidos para evitar que sean despedidos en una negociación con los empleadores, tal como adelantó ayer LA NACION.

En la Casa Rosada confirmaron que existen ahora 22 procedimientos en el Ministerio de Trabajo, que dirige Carlos Tomada. También se analizan incentivos fiscales para que las empresas creen empleo.

"Prohibir los despidos sería una pésima señal. Las pyme no aguantarían y quebrarían. Y los que quieran tomar empleados, no lo harán por miedo", dijo un allegado a Olivos.

Tras haber negado que se produzcan despidos por la crisis financiera global, Moyano no sólo admitió su "preocupación" por la inestabilidad del mercado laboral sino que, además, dijo que impulsará la prohibición por ley de los despidos sin justa causa y con efecto retroactivo.

Para redactar el proyecto de ley instruyó al abogado de la CGT, el diputado del Frente para la Victoria Héctor Recalde, que preside la Comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara de Diputados.

Según anticipó Recalde a LA NACION, además de prohibir las cesantías sin justa causa con efecto retroactivo (con fecha por determinar), los empresarios quedarán sujetos a reincorporar al trabajador y a abonar los sueldos caídos. No descarta tampoco "la doble, hasta la triple indemnización" al empleado afectado.

"En este caso, debería surgir el papel del Estado para evitar los despidos que impulsan los empresarios, por si acaso", dijo Recalde.

El legislador le presentará a Moyano el proyecto de ley en los primeros días de esta semana. De contar con su aval, lo incorporará en el temario de la Comisión legislativa. Sin embargo, sólo prosperará si la Casa Rosada emite un guiño: Recalde sabe que no todas sus iniciativas tuvieron sanción, justamente porque el Gobierno no las apoyaba.

"Efecto retroactivo"

En declaraciones radiales, Moyano admitió ayer que le encargó a Recalde "una ley con efecto retroactivo, para que las empresas que no tenían la necesidad de despedir personal y lo han hecho tengan un castigo como corresponde: una doble o triple indemnización, o más, para evitar que se aprovechen de la situación".

En la Casa Rosada se inclinaron por confirmar que la Presidenta y Kirchner estudian medidas e incentivos fiscales para alentar la generación de empleo, aunque no se sabe, por ahora, cuáles serían.

"La situación no está tirante con Moyano. Es un aliado de Kirchner y lo seguirá siendo", dijo un allegado al líder del PJ. Y confirmó que tras el fallo de la Corte Suprema por la libertad sindical, Kirchner compensó a Moyano con el nombramiento de su abogado Juan Rinaldi al frente de la Superintendencia de Servicios de Salud y le concedería a los sindicatos sin personería gremial algunos beneficios de representación.

"Si quieren prohibir los despidos deberán tener consenso en Diputados y aprobarla", señaló un funcionario de la cartera laboral. No es ése el espíritu del Gobierno, por ahora. Sólo se distribuirán subsidios, de entre 300 y 800 pesos, como parte de los procedimientos preventivos de crisis entre Trabajo, los empresarios y los sindicatos. Así el Estado pagará el porcentaje del sueldo que se recorte mientras sea suspendido el afectado y dure la emergencia laboral.

Comentá la nota