Moyano: "La Presidenta está actuando con muchísima firmeza"

El secretario general de la CGT afirmó que el país necesita retomar el ritmo de crecimiento que se perdió hace algo más de un año.

Hugo Moyano, secretario general de la CGT, afirmó que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner está corrigiendo las cosas que tenía que modificar y respaldó su decisión de convocar al diálogo. Dijo que hay sectores que siguen sufriendo desempleo y calificó a la pobreza como un tema muy sensible que nos duele profundamente a todos y nos hace sentir mal.

Finalizada una reunión que mantuvo con integrantes del consejo directivo del gremio camionero -de la Provincia de Buenos Aires- el secretario general de la CGT recibió ayer a LA CAPITAL y respondió preguntas sobre diversos temas de la actualidad.

- ¿Qué reflexión le merece el hecho de que en el día de San Cayetano haya tanta gente pidiéndole al Santo por pan y trabajo?

- Participamos muchas veces de esta celebración; el 7 de agosto es siempre un día especial; nosotros también aprovechamos para agradecerle y para pedirle que aquéllos que todavía no tienen trabajo lo puedan conseguir rápidamente.-

- ¿Qué pasa con el empleo en la Argentina?

- Aunque se recuperaron muchos puestos de trabajo, hay sectores que siguen sufriendo desocupación; si bien no en la misma proporción que en otros países, la crisis internacional agravó el panorama; personalmente espero que la situación se pueda superar lo antes posible; un índice alentador es lo que está pasando con la industria automotor.

- ¿Cómo recibió las expresiones del Papa sobre el escándalo de la pobreza y la inequidad social en la Argentina?

- Considero a la pobreza como un tema muy sensible que nos duele profundamente a todos y nos hace sentir muy mal; nadie puede desconocer que en nuestro país existe, si bien no es tan grave como en otros lugares; para que disminuya, necesitamos retomar el ritmo de crecimiento que se perdió hace algo más de un año.

- ¿Cómo augura que va a ser el resto de la gestión presidencial de Cristina Fernández?

- Bueno, porque la veo actuar con muchísima firmeza y corrigiendo las cosas que tenía que modificar; es muy importante que haya convocado al diálogo; nadie puede negar su capacidad y la experiencia que tiene como militante; hay que tener en cuenta que le está tocando gobernar en medio de la crisis, lo cual no es tan sencillo.

- ¿Cree que debería introducir más cambios en el gabinete?

- No soy quien para decirlo; es un tema que le corresponde decidir exclusivamente a ella que es quien conduce el Poder Ejecutivo.

- ¿Está bien encaminado el diálogo que el Gobierno decidió mantener con la oposición?

- Considero que sí; muchos de los que participaron lo vieron como una actitud valiosa y madura para hacer frente a momentos difíciles como el que se está viviendo; hace tiempo que la sociedad venía reclamando que los temas importantes se discutan; lo que me parece llamativo es que algunos que lo pedían insistentemente ahora estén poniendo argumentos para no participar.

- ¿Cómo quedó la relación con los dirigentes gremiales que recientemente cuestionaron su conducción de la CGT?

- Si bien siempre va a haber temas de discusión, la considero como una situación superada; más allá de las diferencias que podamos tener, lo importante es que, desde lo institucional, la CGT sigue funcionando como corresponde; en cuanto a mi gestión, no creo haber cometido demasiados errores; de todos modos, pedí disculpas por alguna molestia que pueda haber provocado.

- ¿Son suficientes los 1.500 pesos que se fijaron para el salario mínimo?

- Pretendíamos un poco más pero de todos modos fue un avance interesante; es un monto que está fijando un piso para los sindicatos que todavía no terminaron las negociaciones paritarias; también es importante para los trabajadores que no cuentan con una organización gremial que los represente.

- ¿Por qué cree que no se está invirtiendo en la Argentina?

- No ocurre sólo en nuestro país; hay quienes añoran lo que pasaba en la década del 90, cuando había muchas inversiones de tipo financiero que no son las que necesitamos; como ahora los intereses no son lo que pretenden, dicen que no hay inversión; lo importante es que haya, pero en la producción; en el marco de la crisis internacional, cuando la mayoría de los grandes capitales fueron a parar a paraísos fiscales, son muy pocos los países en los que se está invirtiendo.

- ¿Cómo ve la gestión de Daniel Scioli como presidente del Partido Justicialista?

- Me parece bien la ronda de encuentros que viene manteniendo con intendentes y gobernadores; es bueno que, para fortalecer institucionalmente al peronismo, haya decidido dialogar con todos los sectores partidarios; en los próximos días seguramente se va a reunir con quienes componemos a nivel gremial el consejo nacional del Partido.

- ¿Cuál es la situación salarial de los afiliados al Sindicato de Choferes de Camiones?

- Estamos muy bien; a partir de agosto logramos un reajuste del 17% en los haberes lo cual va a permitir que los trabajadores puedan mantener el poder adquisitivo; en nuestro sector se observa que hay reactivación, sobre todo del transporte internacional.

- ¿Y la de los otros gremios?

- Cada uno discute de acuerdo a la capacidad y a las posibilidades que tiene; no es cierto que, como se dice habitualmente, el secretario general del Sindicato de Camioneros fije el techo de aumento en las negociaciones; prueba de ello es que los metalúrgicos nos superaron.

- ¿Qué opina sobre el aumento en las tarifas de gas y electricidad?

- De parte de trabajadores no recibimos demasiadas denuncias; si bien un sector de la sociedad sufrió subas importantes, no es el segmento de menor poder adquisitivo; probablemente haya algunos casos en particular que el gobierno se va a ocupar de resolver ya que así lo ha dicho claramente.

- ¿Cómo ve la inflación?

- Siempre fue un tema preocupante; para nosotros está dada por lo que pasa en el supermercado; hay que tener en cuenta que el trabajador gasta en alimentos la mayor parte de su salario; los índices del Indec son menores porque toman en cuenta, entre otros, los precios de las heladeras, de los televisores y de los trajes. que son productos que el obrero no consume habitualmente.

Comentá la nota