Moyano planeó cuatro meses el bloqueo a los diarios y amenaza con continuarlo

Cuando el martes un grupo del Sindicato de Camioneros bloquearon los accesos de las plantas de reparto de diarios y revistas con el argumento de que se trataba de un reclamo por un reencuadramiento gremial, en realidad se estaba ejecutando un plan pergeñado extensamente después del conflicto con el campo.
Sus allegados dicen que Moyano se sintió “injuriado” por el tratamiento de los medios sobre el crimen de Beroiz, por las publicaciones sobre compras de propiedades y por las acusaciones sobre su vínculo con la Triple A. La próxima semana hay una reunión de conciliación en Trabajo.

Bombos. Los camioneros llevaron su modalidad de protesta hasta el Centro de Distribución de Revistas.

Al matrimonio presidencial nunca le cayeron bien los medios. Ya dieron muestras de eso durante su paso por la gobernación de Santa Cruz. Más acá en el tiempo se encargaron de denostarlos durante la larga crisis con el campo y alenatron a organizaciones sociales a alentar la consigna “Todo Negativo”. En su primera conferencia como ex presidente en Chile, Néstor Kirchner se encargó de dejar en claro que “ los medios son la nueva derecha”. Ahora, para la nueva batalla que se avecina, espera contar con la ayuda de su aliado Hugo Moyano y el sindicato de los camioneros. Para Néstor, la elección de 2009 se jugará en los medios. Y la debe ganar. Así lo acaba de demostrar el camionero con la inédita medida de fuerza que desplegó frente a las distribuidoras de los principales medios gráfícos del país.

Guerra. Cuando el conflicto con el campo llegó a su fin, hace unos cuatro meses, Pablo Moyano y otros dirigentes de confianza del gremio de los camioneros comenzaron a bromear frente a los pocos periodistas que tienen permitido frecuentar sus despachos sindicales.

—Che, que quede linda la nota... si salen los diarios.

Lo que el martes estalló en un breve bloqueo a las distribuidoras de diarios y revistas es una batalla de Hugo Moyano que había quedado suspendida en el tiempo. Las conversaciones con los trabajadores de esta área comenzaron hace meses. Pablo Moyano en persona encabezó las reuniones en la sede de San José 1781. Panfletazos frente a los diarios y centros de distribución de Barracas fueron las primeras advertencias. Entonces, Moyano había emprendido dos nuevas conquistas de afiliados: los transportistas de cereales y los distribuidores de diarios. Pero el conflicto con el campo puso un freno al líder de la CGT.

“Camioneros no es un sindicato improvisado. Moyano no se levantó un día y dijo que quería hacer un boicot a los diarios. Hugo viene manifestando que se siente agraviado e injuriado por los diarios. Lo han golpeado mucho, en especial por el crimen de (Abel) Beroiz, y cuando lo vincularon a la Triple A. Y ahora empezó a reaccionar”, confesó a PERFIL un dirigente amigo de Moyano que conoce sus polémicas con Clarín. Por una caricatura del dibujante Sábat en la que el sindicalista aparecía con la camisa manchada de sangre en una nota sobre el caso Beroiz, Moyano emprendió un juicio contra ese diario por un millón de pesos.

Sigue

Amenaza. Una pieza clave del engranaje del gremio le dijo a PERFIL: “Hay que resolver el conflicto en esta instancia para no llegar a una medida de fuerza”, advirtió el dirigente sobre la conciliación que tendrán esta semana en el Ministerio de Trabajo. “El martes a las 17, cuando empezó el bloqueo, no estaban distribuyendo ningún diario. Nosotros sabemos que salen a repartir entre las 22 y las 23 horas”, advirtió con mesura. “La rama de Distribuidores de Diarios y Revistas existe en el gremio desde hace rato. Los distribuidores de larga distancia están encuadrados en Camioneros y ganan 5 mil pesos mensuales. Los que no están en nuestro convenio –entre 900 y 1.500 trabajadores– cobran 2.300 pesos. Y las empresas no los quieren en nuestro convenio”, se quejó. “Nosotros levantamos el bloqueo, ahora ellos tiene que dar una respuesta. Si no, el conflicto no se resuelve”, remató.

Pablo Moyano encabezó ayer una asamblea con la intención de definir la estrategia que el gremio aplicará en la reunión de la próxima semana. Lo cierto es que Moyano tiene otra carta en la manga. La relación del gremio de los canillitas con los medios no es mejor que la que mantiene el pope camionero. Una estrategia que no perjudique al gremio de los vendedores de diarios podría darle un aliado clave a los camioneros.

“Las mismas empresas periodísticas dejaron picando la pelota en el área. En mayo, ante un reclamo de los trabajadores, la Asociación de Editores de Diarios y Revistas de Buenos Aires envió una carta al presidente de la Comisión de Legislación Laboral de Diputados, Héctor Recalde, diciendo que los distribuidores no son una organización sindical sino empresaria”, explicó un dirigente cercano a Moyano. La misma fuente se encargó de interpretar el gesto: “Le dijeron al principal asesor de Moyano que esos trabajadores no estaban representados en un sindicato. ¿Qué esperaban? Es uno de los sectores que a Moyano le faltaba cooptar y es lógico que ahora diga: ‘Esto es mío’”.

El gremio de los canillitas espera no ser afectado por el nuevo escenario. Su principal dirigente, Omar Plaini, cultivó una buena relación con Moyano e incluso logró que su sindicato fuera incorporado a la CGT. Si el conflicto entre los medios y los camioneros derivara en un boicot a la salida de diarios y revistas, los canillitas –alrededor de 25 mil en todo el país– perderían las ventas. El gremio de Plaini llamó a los sectores a la calma. En los pasillos de la CGT, un dirigente reprochó: “Esperábamos que los medios pusieran paños fríos después de lo del martes, pero salieron a pegar con todo. Están echando más leña al fuego”.

Comentá la nota