Moyano le pide al Gobierno una solución frente al fallo de la Corte

El camionero consideró que la sentencia es "un error", aunque anticipó que será respetada. El consejo directivo de la CGT reclamó una salida política para cubrir el vacío que deja el fallo que permite que otros sectores le discutan el poder.

Por: Annabella Quiroga

La CGT consideró "un error" el fallo de la Corte Suprema de Justicia que declaró inconstitucional la norma sobre elección de delegados en los lugares de trabajo y, aunque reconoció que debe respetarlo, pidió al Gobierno una "solución política" --un decreto presidencial o un proyecto legislativo de nueva redacción de la norma-- para la situación planteada por la resolución del máximo Tribunal.

Las definiciones surgieron de la reunión del consejo directivo cegetista, de la que también participaron los asesores jurídicos, convocada por el secretario general, Hugo Moyano, para analizar el fallo, que plantea una profunda reformulación de los criterios de representación gremial en la base, en la medida en que sostiene que la elección de delegados no es exclusividad de los sindicatos con personería gremial.

Por extensión, abre el camino al equiparamiento hacia arriba entre las organizaciones de trabajadores con personería gremial y las simplemente inscriptas. Y, en términos prácticos, esa lógica avalaría la reivindicación de la CTA de ser reconocida como otra central con el mismo estatus de la CGT.

Antes de la reunión del consejo directivo, Moyano se había pronunciado públicamente por primera vez sobre el fallo, al que caracterizó como "un error" que, sin embargo, la CGT va a respetar porque no hay instancias judiciales superiores a las que acudir.

Fue durante su participación como orador en una jornada de defensa de la industria nacional realizada por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). Al referirse al tema, Moyano mostró dudas acerca de si hablaba de una "sentencia" o de un fallo, y si había surgido de "la Cámara" o de la Corte, actitud que algunos entendieron como una manera de mostrar escasa preocupación por el tema.

"Una central más o menos, un sindicato más o menos, no cambia la situación de los trabajadores --sentenció--; lo que cambia la situación de los trabajadores es la política económica de los gobiernos".

Para el secretario general de la CGT, "esta historia de la libertad sindical no es tal, si fuera así los trabajadores estarían volcados a las calles para festejar, y no es así".

Después, ya en la CGT, Moyanio y sus compañeros de consejo directivo escucharon la interpretación sobre el fallo de la Corte de boca de los asesores jurídicos de la central, encabezados por el diputado Héctor Recalde.

Hubo coincidencias en cuestionar los criterios usados por la Corte Suprema, pero también en negarle trascendencia para cualquier otro efecto que no sea el de la naturaleza de la representación de los trabajadores en los lugares de trabajo.

Una manera de alejar el fantasma del reconocimiento de la CTA como central con los mismos derechos y funciones que la CGT.

En todo caso, a diferencia de lo que fueron las primeras reacciones del Gobierno y la propia CGT , ya se acepta que los alcances de la declaración de inconstitucionalidad del inciso a) del artículo 41 de la ley de asociaciones profesionales no se limita al ámbito del empleo estatal, pese a que la decisión de la Corte fue en respuesta a un litigio particular entre el gremio del Personal Civil de las Fuerzas Armadas y ATE.

Al término de la reunión, en conferencia de prensa, Recalde sostuvo que el fallo --posibilidad de elegir delegados también entre trabajadores no afiliados a sindicatos-- va a plantear "problemas de implementación en el ámbito privado".

Y, a través de su secretario de Prensa, Héctor Daher, la CGT planteó la necesidad de que se encuentre una "solución política" a los problemas que plantea el fallo. Esto es, alguna iniciativa del propio Gobierno.

Comentá la nota