Moyano y Pérsico, una alianza soñada por Kirchner

Si el primer paso en está relación aún difusa la dio el piquetero Emilio Pérsico asistiendo al lanzamiento de su corriente político-sindical en Mar del Plata, ahora será el turno de los aliados de Moyano de tenderle un brazo.
Juan Carlos Schmidt, estratégico aliado del camionero en la central obrera estará hoy en un campamento que el Movimiento Evita organiza para 2500 militantes en Rosario, y así escribirá un nuevo capítulo en la alianza entre el moyanismo duro y ese sector del piqueterismo. "Voy a participar para seguir trabajando en el vínculo entre la CGT y los movimientos sociales", le confirmó escueto el líder del gremio de Dragado y Balizamiento a Clarín. Omar Plaini, de los Canillitas, también tenía previsto participar pero no asistirá por otros compromisos.

Pérsico, que renunció está semana a su cargo en el Gobierno luego de que su hijo fue descubierto con plantas de marihuana en un auto oficial, había sido el más inesperado visitante cuando el mes pasado en Mar del Plata el moyanismo lanzó la Corriente Nacional del Sindicalismo Peronista (CNSP), la línea nacional con la cual el camionero busca tener un armado propio con el objetivo de forjar una estructura para el proyecto Kirchner 2011, y hacer base en la provincia de Buenos Aires donde sigue fantaseando con ser gobernador.

En el segundo encuentro de esa corriente, que será el mes próximo en Córdoba, Pérsico ya anticipó su presencia o la de representantes de su Movimiento. Será otra señal.

La elección de tener a Pérsico como aliado parece cuajar a la perfección en el imaginario moyanista. Primero, porque el Movimiento Evita tiene una fuerte presencia en la provincia de Buenos Aires, Y, por otro lado, sobrevuela un pedido expreso de Néstor Kirchner: el de tender una alianza entre el núcleo duro de la CGT y los movimientos sociales afines al Gobierno para contener la protesta social que estalló tras el conflicto de más de dos meses en Kraft.

La alianza entre dos dirigentes de la línea más dura del kirchnerismo no debería sorprender si no fuese por sus orígenes tan disímiles en la política. Moyano viene del sindicalismo tradicional, mientras que Pérsico fue en los 90 uno de los fundadores de la agrupación de extrema izquierda Quebracho.

Desde el moyanismo buscan dejar de lado las especulaciones y se molestan cuando aparece el nombre Kirchner. Aseguran que están trabajando en un armado amplio para tener lugar en el debate de los temas nacionales y por eso dicen que forjaron esta y otras alianzas. "Nuestro proyecto va más allá de Kirchner 2011", repiten.

Comentá la nota