Moyano y su nueva jugada: Analiza ser candidato a gobernador bonaerense en 2011.

La plana mayor de la Confederación General del Trabajo Kirchnerista (CGTK) estuvo reunida este martes con el jefe máximo de esa poderosa organización gremial, el camionero Hugo Moyano, quien sin rodeos previos los sorprendió con la novedosa estrategia que piensa llevar a la práctica en lo inmediato: instalar su nombre como candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires en 2011 y suceder así a Daniel Scioli.
El envión anímico que resultó la masiva concurrencia al acto que el camionero encabezó el pasado 30 de abril en la avenida Nueve de Julio y Belgrano para conmemorar el Día del Trabajador no será desaprovechado en el plano electoral con miras a 2011.

Según indicaron a Agencia NOVA fuentes gremiales cegetistas bien informadas, el "arma" que utilizará Moyano de cara a una eventual candidatura a gobernador bonaerense será, precisamente, la concurrencia del último jueves: desafiará a cualquier político que se precie de tal a juntar más de cien mil personas para encabezar un acto.

"Hoy por hoy no hay nadie que pueda juntar a tanta gente como Hugo sí puede hacerlo con su organización", confió un vocero sindical cercano al también vicepresidente del Partido Justicialista bonaerense.

No obstante, desde el plano institucional, la definición más precisa sobre el poder de convocatoria de Moyano para el acto del 30 de abril la dio el vicegobernador bonaerense y presidente del PJ provincial, el matancero Alberto Balestrini, quien rendido a sus pies dijo: "Nosotros no hubiéramos podido hacerlo".

¿En nombre de quién habló Balestrini al decir "nosotros"?: nada más ni nada menos que el Partido Justicialista, hoy manejado por el Frente para la Victoria que encabeza el ex presidente de la Nación, Néstor Kirchner.

Desde ya, problemas legales o futuras impugnaciones no tendrá el líder de la central cegetista-kirchnerista: es oriundo de Mar del Plata, aunque actualmente reside en Capital Federal.

Enojo muy disimulado

No obstante, las fuentes gremiales señalaron que detrás de la posible candidatura de Moyano se esconde una decepción vinculada a la mezquina respuesta de Néstor Kirchner a la hora de brindar espacios al sector sindical en el armado de la lista de candidatos a diputados nacionales para las elecciones del 28 de junio, plazo que vence este fin de semana.

En ese sentido, se señaló que el líder de la CGTK había propuesto al actual diputado nacional y especialista en derecho laboral, Héctor Recalde; al dirigente metalúrgico Antonio Caló y al secretario general de los trabajadores legislativos a nivel nacional, Norberto Di Próspero.

Aparentemente, la respuesta de Kirchner fue distante y concreta: hay un solo espacio para el sector sindical y está reservado para Recalde. No contento con eso, el camionero analiza impulsar a Caló y a Di Próspero como candidatos a diputados bonaerenses con un objetivo más que claro: trabajar y allanar el camino de cara a su candidatura a gobernador en 2011.

Según los entendidos en esta disputa, con este anuncio, Moyano estaría "atacando" al delfín más mimado por estos días por Kirchner en la provincia de Buenos Aires: Daniel Scioli, el primer anotado para figurar en esta nueva ingeniería electoral que se ha dado en llamar "lista testimonial".

Scioli, tal como lo adelantó en exclusiva Agencia NOVA, no dudó en ser candidato a diputado nacional cuando Kirchner se decidió a armar la lista. No obstante, faltan pocos días para saber si encabezará o secundará esa nómina. Todo depende del humor, el análisis de la realidad y de la estrategia del ex presidente.

Un antecedente en la Gobernación

En caso de que Moyano, primero, sea candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires y, segundo, llegue a ocupar el sillón principal del Palacio de calle 6 entre 51 y 53 tras las elecciones de 2011, no será el único antecedente de un gremialista al frente del Poder Ejecutivo Provincial: el primero fue el metalúrgico Victorio Calabró.

Calabró, en enero de 1974, sucedió en el cargo a su ex compañero de la fórmula ganadora en las elecciones de 1973, Oscar Bidegain, quien debió renunciar tras la fuerte disputa política que mantenía con el Gobierno nacional, comandado en ese entonces -nada menos- por Juan Domingo Perón.

El gobernador surgido de las filas del sindicalismo metalúrgico estuvo al frente de la administración provincial hasta el golpe de Estado encabezado por los militares el 24 de marzo de 1976. (www.agencianova.com)

Comentá la nota