Moyano lapidó con críticas a los "gordos"

Después de calificarlos como "cara de piedra", los acusó de "hacerse los Rambo". Su autocomparación con Rucci.
El silencio le duró pocas horas al líder de la CGT, Hugo Moyano, quien esta mañana cargó contra los sindicalistas que cuestionaron ayer su liderazgo en la central obrera, a quienes calificó como "cara de piedra".

"Se hacen los Rambo" y "los reivindicadores de los trabajadores", cuando "entregaron toda la vida a la gente", achacó Moyano, quien aseguró estar "defendiendo un modelo económico que nos ha permitido salir de la indignidad que nos llevaron hace muchos años".

El camionero expresó que "este gobierno no hizo nada que haya perjudicado a los trabajadores" y advirtió, desafiante, que su sector tiene "amplia mayoría" para retener la conducción de la CGT.

"Hablan como si hubieran venido de otro planeta" y, tras responsabilizarlos de las crisis de la década del '90 y del 2002, consideró que "son cara de piedra, pero al máximo".

En particular, le pegó a Luis Barrionuevo (gastronómicos) y Armando Cavalieri (mercantiles): "¿Qué me vienen a hablar estos muchachos?, ya están detenidos en el tiempo, ya fueron".

"Estoy medio podrido, resulta que ahora aparecen los reivindicadores de los trabajadores. Si entregaron toda la vida a la gente", exclamó el líder camionero, y respondió a las críticas de manera irónica: " ¿Qué venimos a hacernos los Rambo, a pintarnos la cara de qué?".

En el micrófonos de las radios 10, Mitre y Continental, se desentendió de las críticas y dijo no saber "cuáles son los reclamos concretos" de los sindicalistas que lo cuestionan, "porque unos dicen una cosa, otros dicen otra, y otros no se les entiende lo que dicen".

Moyano rubricó su estilo de negociar con el Gobierno, en la Casa Rosada y sin la presencia de otros dirigentes. "Históricamente se manejo así: Perón se manejaba con Rucci directamente, siempre se manejó así", aseveró.

Comentá la nota