Moyano junto a los K y contra jueces

La Justicia, por sus fallos contra el monopolio sindical y la pesquisa por el escándalo de los medicamentos truchos que derivó en la detención del bancario Juan José Zanola, se instaló en la mira de Hugo Moyano, que prepara una contraofensiva. La tribuna para esa avanzada del jefe de la CGT será el acto que el 15 de diciembre, en el estadio de Vélez, encabezará con la excusa del Día del Camionero, show del que participarán, como invitados top, la presidente Cristina de Kirchner y su esposo, Néstor Kirchner.
La presencia del matrimonio K, que cerca de Moyano se da por hecho, forma parte de una promesa que la Presidente le hizo a Moyano, el mes pasado, cuando le pidió que suspenda la movilización que, junto con Luis DElía, planeaba a la Plaza de Mayo para el 20 de noviembre.

En ese contexto, que servirá como una ratificación pública de la convivencia -no sin crisis- del camionero con los Kirchner, Moyano plantea embestir contra la Justicia por la investigación por el caso de los remedios truchos que tiene en la mira a más de 30 obras sociales, entre ellas la suya.

En ese revoleo, a la defensiva y buscando enemigos a ciegas, el jefe de la CGT también tendría un párrafo para la Corte que anteayer emitió el segundo fallo en doce meses contra el monopolio sindical, principio sobre el que sostiene su permanencia la CGT.

De todos modos, como siempre, los mensajes de Moyano son multidireccionales. Con la excusa del día del trabajador de su sindicato, el camionero planea reunir a más de 50 mil personas en la cancha de Vélez, como una expresión de su poderío multitudinario.

Por eso, frente a ese nivel de movilización, además de una demostración para sus rivales -entre los que cuenta a los jueces y fiscales- se trata de un mensaje para sus aliados y socios. Algo así como mostrar el ejército para inhibir posibles destratos.

Hasta ahora, con vaivenes, Moyano ha logrado beneficios de la Casa Rosada. El último fue el ok de Cristina de Kirchner para designar a Daniel Colombo Russel al frente de la Administración de Programas Especiales (APE), organismo que distribuye casi 1.000 millones anuales en reintegros a obras sociales.

De todos modos, esta semana, por indicación de Kirchner, detrás de Colombo Russel se designó a dos funcionarios para que actúen como «vigías» del moyanista, una forma de expresar la desconfianza por el manejo de esa caja sindical apetitosa. Allí apareció Donato Spaccavento, un ultra K que será el segundo de Colombo Russel en APE.

Ese zigzagueo derivó, antes, en la salida de Carlos Sola, un dirigente ligado a Moyano, que removió Juan Manzur para designar a Mario Koltan, que cayó 48 horas después por presión del camionero.

Por tantas idas y vueltas, ayer al lado de Moyano planteaban que la presencia de los Kirchner está confirmada, pero que, según cómo evolucionen la agenda política, la concurrencia de la Presidente y su esposo podría suspenderse.

Comentá la nota