Moyano exige más lugares en las listas

Moyano exige más lugares en las listas
Respaldó a Kirchner y quiere compensación
Fiel a su estilo, Hugo Moyano traducirá en un reclamo sigiloso el cerrado apoyo público que le dio anteayer al proyecto político de Néstor Kirchner ante miles de manifestantes. En las próximas horas redoblará la presión para que las listas electorales del PJ incluyan a representantes sindicales.

El líder de la CGT aspira a ubicar a dirigentes de su confianza no sólo en los lugares expectantes para llegar al Congreso, sino también en las boletas para legisladores provinciales y para concejales de grandes municipios, dijeron fuentes de la cúpula cegetista.

Anteayer, ante una multitud de manifestantes en la avenida 9 de Julio, Moyano pidió "el voto de todos los trabajadores" en favor del Gobierno, en un acto en el que demostró su poder de movilización y alineó a toda la CGT con el discurso ultraoficialista.

Moyano hasta ahora no ha podido volcar en los hechos el permanente reclamo de parte de sus compañeros de la CGT para que Néstor Kirchner conceda espacios políticos a hombres del gremialismo. Sólo lo pudo conseguir el apoyo a la reelección del actual legislador y coordinador legal de la CGT, Héctor Recalde. La candidatura del metalúrgico Antonio Caló todavía es un enigma.

Como sea, Moyano está decidido a consolidar su poder y dos hombres de su estrecha confianza relataron a LA NACION que incluso "le entusiasma mucho" ser candidato a gobernador bonaerense en 2011.

El líder camionero auspicia la candidatura a diputado provincial del secretario general de la Asociación del Personal Legislativo (APL), Norberto Di Próspero. Otro candidato moyanista para diputado provincial es el presidente de la Juventud Sindical Peronista, Juan Moreira. También tiene postulantes en municipios del sur bonaerense y dicen que quiere concejales en Mar del Plata, su ciudad natal.

La discusión de candidaturas ocupará toda la semana próxima. En plena ebullición, Moyano se posicionó fuerte con su discurso en el acto masivo por el Día del Trabajo.

No hubo medias tintas en su apoyo al "gobierno nacional y popular". "Necesitamos el voto de los trabajadores para continuar un proyecto de Nación que encarna Cristina Kirchner", dijo, delante de toda la cúpula de la CGT.

Con la 9 de Julio repleta, Moyano había llegado a las 15.05 al impotente palco tubular de 35 metros de ancho montado a la altura de la Av. Belgrano. Lo rodeaban sus principales aliados, especialmente los dirigentes del Movimiento de Trabajadores Argentinos (MTA).

Moyano expresó que la convocatoria tenía como eje "defender un modelo económico nacional y popular que ha permitido a los trabajadores salir de la miseria que produjeron las políticas económicas de los 90". A la manera de un jefe de campaña de Kirchner, pidió que no se discutiera "la forma de conducir un gobierno, sino el fondo de la cuestión". Y enfatizó: "Que no nos arrebaten las conquistas de los últimos tiempos".

Con un estilo llamativamente similar al de Kirchner, Moyano destacó los logros que el jefe del PJ viene puntualizando en sus discursos. Después de enumerar los pedidos sindicales resueltos por el Gobierno (desde la vigencia de las paritarias, la convocatoria al consejo del salario mínimo y el sistema de actualización salarial jubilatoria, hasta la eliminación de las AFJP), el camionero reclamó a los empresarios actuar con la responsabilidad.

"Seis meses sin crecimiento no evaporan seis años de la ganancia permanente y constante que tuvieron los empresarios", dijo.

No faltó la crítica de Moyano a los medios de comunicación: "Hoy más que nunca, los trabajadores tenemos que tener la claridad suficiente para que este bombardeo permanente a través de algunos medios de comunicación no nos confunda".

En el tono de un fuerte discurso político, también el camionero arremetió contra la oposición: "La opción es defender un modelo nacional y popular o nos vuelven a llevar a la década del ´90, donde nos robaron todo". Pese a semejante alineamiento, no usó el argumento de los Kirchner sobre el "riesgo institucional" que implicaría una derrota del Gobierno.

Después de la marcha peronista, los sindicalistas se abrazaron con entusiasmo como si entre ellos no hubiera diferencias. Moyano y Viviani, hoy los hombres mas fuertes del gremialismo, se bajaron rápidamente del escenario y corrieron hasta dos automóviles negros con vidrios polarizados que los retiraron inmediatamente del lugar.

Con la colaboración de Hernán Cappiello

Yasky: "Fueron muy electoralistas"

* El jefe de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), Hugo Yasky, calificó de "electoralista" el mensaje de Hugo Moyano en la 9 de Julio. Y lo tildó de "irrelevante" en cuanto a los planteos sobre la situación de los trabajadores. También acusó a la CGT de trabar la posibilidad de que se otorgue personería gremial a la CTA.

Los más y los menos

Los que más movilizaron

* Los camioneros (de Hugo Moyano) y los peones de taxi (de Omar Viviani) llevaron el mayor peso de la movilización. También mostraron un fuerte compromiso con la marcha los portuarios y marítimos, la Smata (mecánicos), la UTA (choferes de ómnibus), empleados judiciales, La Fraternidad (maquinistas ferroviarios), personal legislativo, los municipales porteños y los pilotos de aviación. Los líderes de todos esos gremios se mostraron exultantes en el palco principal.

Presencia tibia

* Por el peso específico que tienen en el mundo sindical, llamó la atención la escasa movilización de grandes gremios, como Sanidad, la UOM (metalúrgicos), la Bancaria y la Unión Ferroviaria. Aunque se mostraron con Moyano, muchos de los jefes de esos sindicatos no se sienten cómodos con el alineamiento total de la CGT con el gobierno de Cristina Kirchner.

Con poca gente y reparos

* Sindicatos de fuerte tradición peronista, como UPCN (empleados estatales) y Luz y Fuerza, mostraron columnas escasas de manifestantes. Y sus jefes estuvieron poco tiempo y con escasa convicción.

Sin representación

* Dos históricos de la CGT, como Armando Cavalieri (empleados de comercio) y Gerardo Martínez (obreros de la construcción, Uocra), faltaron a la cita, en lo que puede interpretarse como un distanciamiento de Moyano y del Gobierno. Sus gremios casi no se mostraron en la 9 de Julio.

Comentá la nota