Moyano busca una tregua con los gordos para activar la CGT

El camionero gestiona el retorno de sus rivales a la cúpula sindical. Pretende encolumnar a toda la entidad en un fuerte respaldo a los cambios en el sistema de riesgos del trabajo
La necesidad de ofrecer un apoyo contundente del sindicalismo a los cambios al régimen de ART que el Gobierno fijará por decreto, decidió a Hugo Moyano a encarar un proceso de acercamiento con sus adversarios internos de los llamados "gordos" e "independientes", con quienes pretende acordar una especie de tregua para reactivar el funcionamiento de la CGT, tras la parálisis en que quedó envuelta la entidad desde que estalló la puja interna a mediados de julio. La intención del camionero es asegurar la presencia de sus críticos en la reunión del consejo directivo de la central obrera que se realizará la próxima semana (inicialmente la idea es el martes), donde apuesta a declarar un fuerte respaldo gremial a la iniciativa que triplica los montos de las indemnizaciones por accidentes de trabajo, amplia la cobertura de enfermedades profesionales e incorpora a las obras sociales sindicales como prestadoras del sistema.

Con ese propósito, algunos dirigentes del entorno de Moyano tomaron contacto en las últimas horas con referentes del sector de los gordos (grandes gremios) y con los independientes Gerardo Martínez (Uocra) y Andrés Rodríguez (Upcn). "Estamos hablando de algunas cuestiones que están pendientes. Por ahí los convencemos de que dejen ciertas cosas de lado y vengan a la reunión a discutir temas importantes", se entusiasmó uno de los emisarios del camionero al confirmar las conversaciones. El vocero cegetista admitió que "hay cuestiones de celos y pujas de protagonismo" que dificultan el diálogo entre los miembros de la conducción sindical, aunque se mostró confiado en la posibilidad de una tregua que permita asegurar cierto funcionamiento de la entidad.

Los contactos encarados por el moyanismo fueron confirmados por los rivales del camionero, aunque en esos sectores se mostraron menos expectantes con la posibilidad de una reconciliación. "Se planteó un escenario de acordar determinados puntos para poder seguir adelante, pero eso depende de que se den algunas condiciones básicas", apuntó un referente del grupo de los gordos, quien no descartó la presencia de representantes de ese sector en la próxima reunión de la conducción de la CGT.

Otro de los críticos de Moyano aclaró que la intención es que se concrete algún diálogo previo a la cita del consejo directivo, de manera de fijar una estrategia conjunta respecto de la línea de acción que debe privilegiar la entidad en el corto plazo. "Tiene que quedar muy claro que la CGT no puede ser utilizada para tironeos y posicionamientos personales", remarcó el vocero.

Moyano no volvió a reunir a la cúpula cegetista desde que a mediados de julio los gordos e independientes amenazaron con fracturar la central molestos por el "personalismo" del camionero. Un pedido de disculpas público de Moyano y la intervención personal del ministro Julio de Vido puso en suspenso la ruptura formal de la entidad, aunque en la práctica los adversarios del camionero no volvieron a pisar la sede de la central sindical.

Comentá la nota