Moyano busca más peso gremial en las listas del PJ.

PREPARAN UNA MOVILIZACION PARA 1° DE MAYO.
No hubo asado, como es usual en las reuniones sindicales. En la sede del sindicato de obreros marítimos (SOMU) se sirvió pescado, como era de esperar, para la treintena de dirigentes gremiales encabezados por Hugo Moyano que compartieron la cena del miércoles.

Según pudo saber Clarín, la consigna que dominó la velada fue salir en la búsqueda de un mayor protagonismo sindical en este año de crisis económica y elecciones.

El taxista Omar Viviani llevó la voz cantante de una convocatoria para realizar una gran movilización de la CGT para el 1° de Mayo en defensa del trabajo. "Tiene que ser algo bien grande, como en los tiempos de Perón", contó con entusiasmo y añoranza una fuente que participó de la reunión y que no desconoce que desde hace años la CGT apenas si organiza eventos menores para el Día del Trabajo, cediendo el protagonismo a los partidos de izquierda.

Hubo acuerdo general en la mesa en la que estaban representados las diferentes tribus sindicales: el anfitrión Omar Suárez, Antonio Caló (Metalúrgicos), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Amadeo Genta (Municipales), Omara Maturano (Fraternidad), Juan Carlos Schmid (Dragado), delegaciones de Mecánicos y Construcción y el ex líder de la CGT, Rodolfo Daer (Alimentación), quien viene recuperando su relación con Moyano, rota en la década menemista.

No estuvo, en cambio, Gerónimo Venegas (Peones rurales), hoy cercano al peronismo disidente y apoyando la candidatura de Felipe Solá, por lo que se duda qué papel tendrán las 62 Organizaciones peronistas que él lidera.

Con más sigilo, desde la CGT también se impulsa una mayor participación gremial en las listas del justicialismo para octubre. Una tradición que se perdió desde los tiempos del menemismo y que ahora se intenta recuperar.

"Se tiene que empezar a notar en esas listas el papel que la CGT ha recuperado en los últimos años, en el esquema de poder y negociación salarial", comentó uno de los pocos diputados que quedan como representantes del sindicalismo.

En la sede del SOMU, se tomó como un reconocimiento a la renovada importancia de la CGT, la invitación que hizo la Presidenta para que Moyano, Viviani y Caló la acompañen en su viaje a España.

Aunque ninguno de ellos ha querido adelantar su agenda en Madrid, se descarta que los gremialistas argentinos visitarán la sede del Consejo Económico y Social y tendrían contacto con los dirigentes de UGT y Comisiones Obreras. También, que aprovecharán los cafés madrileños para reuniones con los empresarios que serán parte de la comitiva, lejos de la tensión que suele rodear esos encuentros en Buenos Aires.

Comentá la nota