Moyano busca cómo conservar el poder

El líder de la CGT quiere una corriente propia en el PJ; el viernes se reunirán en Mar del Plata
"Moyano [Hugo, jefe de la CGT] quiere mantener su poder más allá de la continuidad de los Kirchner en 2011 y, por eso, la creación de la corriente político-sindical que lo apoya debe ser un factor de decisión. No queremos ser dejados de lado más allá de quien sea elegido presidente en 2011."

Los aliados del Movimiento de Trabajadores Argentinos (MTA) y algunos gremios de la Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT) coincidieron en ese pensamiento ante LA NACION, mientras que un grupo de dirigentes -Jorge Viviani, de Peones de Taxis; Juan Carlos Schmid, de la Federación Marítima y Portuaria, y Horacio Ghillini, de Sadop, entre otros-, preparan un programa de debate con los principios que darán origen formal a la corriente moyanista durante el congreso sindical que, según prevén, reunirá a más de 100 sindicatos en Mar del Plata, el próximo viernes.

"Tenemos voz y voto", dijo con énfasis Viviani, para señalar luego que el MTA, sector sindical que hoy conduce en soledad la CGT, no quiere perder su influencia en el futuro político. El tema es si podrán conservar su preeminencia sin Néstor Kirchner, en caso de que éste dispute la presidencia y no lo consiga.

"Los compromisos del camionero con el Gobierno son muchos, tantos como los enemigos que Kirchner y Moyano dejaron en el peronismo", respondió un sindicalista opositor a las pretensiones de esta corriente.

Hace dos semanas, Moyano dijo que, si Kirchner fuera postulante en 2011, lo votaría, mientras que criticó a Carlos Reutemann y fue distante con Eduardo Duhalde: "Es un buen candidato, pero no el mejor".

Duhalde, en tanto, tiene como aliado incondicional en el sindicalismo a Gerónimo Venegas, de la Uatre (peones rurales) y titular de las 62 Organizaciones, enfrentado fuertemente con Kirchner. Con él pretende apoyar la postulación presidencial de Felipe Solá.

A pesar de la derrota electoral de Kirchner del 28 de junio, los sindicatos afines a Moyano dijeron no sentirse afectados. Pero lo hicieron simplemente por la obstinación de no reconocer que el camionero, sin ser candidato, también había perdido la contienda.

Un dirigente independiente de la CGT dijo que Moyano no tiene posibilidades de crear poder político. "Es un invento subsidiado por Kirchner", ironizó.

Socios no deseados

Lo extraño es que Moyano coincidirá, por lo menos en su apoyo a Kirchner, con sectores enfrentados orgánicamente al PJ, como el Frente Transversal, de Edgardo Depetri (el sector kirchnerista en la CTA), y de Luis D´Elía (de la Coordinadora de Movimientos Populares).

Sobre el tema, Depetri dijo a LA NACION que Moyano "representa un poder en sí mismo y no quiere llegar debilitado a la hora en que se tomen decisiones". Sin embargo, se diferenció: "Apoyamos también a Kirchner, pero Moyano juega la pelea en la interna del PJ y nosotros abrimos otros espacios de discusión y no respaldamos estructuras corruptas como las que conducen los intendentes del conurbano".

"El objetivo que nos proponemos es detener el avance de la derecha, representada en Mauricio Macri y los sectores económicos que defienden el mercado", agregó Depetri. Dentro de la CTA, Víctor De Gennaro juzga al kirchnerismo como "la misma receta del modelo neoliberal que empobreció al pueblo".

La agrupación peronista Juan Perón, conducida por Venegas, jugará fuerte con Felipe Solá para 2011, aunque su candidato -si se decidiese- sigue siendo Eduardo Duhalde.

Comentá la nota