Moyano avisó: quiere ver en el sillón presidencial a un gremialista como él

Moyano avisó: quiere ver en el sillón presidencial a un gremialista como él
El líder de la CGT dio una conferencia de prensa y deslizó un eventual plan de gobierno. Aunque aclaró que no sabe qué va a hacer en 2011, no descartó la idea de llegar a la Rosada. La estrecha relación de Hugo con Néstor Kirchner.
"Yo soy más alto que Lula". Con esas palabras, el jefe de la CGT y vicepresidente del Partido Justicialista, Hugo Moyano, salió al ruedo presidencial. Lo hizo entre sonrisas, un poco en broma y un poco en serio, como regulando la marcha. Pero, en todo caso, volvió a dar aire a las especulaciones que lo ponen en un pelotón de largada, al lado de Macri, Solá, Reutemann, Cobos, Carrió y Binner, entre otros.

"Espero que mi generación vea a un hombre del movimiento obrero conduciendo los destinos del pais", agregó el líder sindical, al hablar como invitado en el ciclo de conferencias de prensa "Preguntar al poder", convocadas por periodistas de distintos medios, con el apoyo de la Fundación Konrad Adenauer y la Universidad Católica Argentina. Cualquiera puede ser presidente, quién no va a tener la pretensión de serlo, pero yo no sé qué voy a hacer en 2011".

Durante la conferencia de prensa, un raramente distendido Moyano se atrevió a opinar sobre otros temas de actualidad, como las próximas elecciones, la crisis económica y la reciente estatización de empresas del grupo argentino Techint, anunciada por Hugo Chávez.

"Si se hace en un contexto en el cual la empresa no cumple con sus obligaciones, puede haber un motivo para nacionalizarla. Pero no le hace bien a ningún país que se tome una medida de este tipo, por la interconexión económica que hay. Eso no beneficia a ningún país si no hay motivos fundados para hacerlo. Yo no lo haría".

–¿Personalmente, usted tiene ambiciones presidenciales?

–¡Yo soy mas alto que Lula!

–¿Y quiere ser presidente?

–Yo espero que mi generación vea un hombre del movimiento obrero conduciendo los destinos del país. Además, acá, con lo que se vio, cualquiera puede ser presidente. Quién no puede tener la pretensión de serlo. Pero yo todavía no sé qué voy a hacer en 2011.

–¿Qué debería hacer un gobierno del movimiento obrero?

–Eso lo vamos a decir cuando seamos gobierno (risas), porque si no nos van a copiar el proyecto. Hay cosas que faltan y hay cosas que hay que mejorar. Concretamente, yo agregaría una masiva construcción de viviendas sociales, como hizo Perón en el 46. Mi vieja tiene 92 años y vive en Mar del Plata, en la casa que nos dio Perón en el 54. El otro día había una pared un poquito rajada y ella decía: "Mira vos, no dura nada". ¡Y yo le contestaba, vieja tiene 60 años la casa! Esas casas habría que hacer. Eso es lo que yo en principio haría. También aumentaría las asignaciones familiares, que cumplen una función muy específica en la familia y contribuyen a darle mejores condiciones de vida.

–Algunos compañeros suyos lo proponen como gobernador.

–¡Voy a terminar siendo concejal de Anillaco!

–Hace poco, sobre la elección de los candidatos sindicales que integran las listas justicialistas, hablo de dedocracia. ¿Por qué no se hacen internas?

–A mí me metieron veinte micrófonos y dije que fue a dedocracia. Pero todo es así. ¿O no? Todos eligieron igual. No es una cuestión sólo nuestra. Es muy importante que se defienda la calidad institucional, pero hay que defender los derechos de los que laburan también. Algunos fueron funcionarios de Menem y hablan de los pobres y ellos los fabricaron. Existe hipocresía, faltan muchas cosas, inclusive la calidad institucional, pero hemos avanzado.

–¿Ustedes cree que Scioli y Massa tienen que asumir como diputados?

–Eso no depende de una opinión mía, depende de ellos.

–Pero le estoy pidiendo una opinión a usted.

–Eso creo que va en el contexto de qué es lo que les conviene más. Yo lo decía la otra vez un poco en chiste, yo no voy a votar a alguien si no me interesa quién va en la lista. Si Luis Juez quiere llevar a Piñón Fijo, que lo haga.

–¿Como imagina el 2011, cree que hay sucesores importantes en el peronismo para un proyecto no kirchnerista?

–Hay millones de sucesores. Los peronistas somos tantos que podemos suceder a cualquiera. Hay miles de sucesores, lo que nos interesa es que quien tenga esa responsabilidad cumpla con la doctrina de Perón, porque hay algunos que hicieron todo lo contrario y no voy a dar nombres. Que cumpla con lo que decía Perón, si no estaríamos en la vereda de enfrente. Falta mucho, por ahí se suman algunos.

–¿Está de acuerdo con lo que dice Kirchner, de que el resultado de las legislativas es vital para el futuro del país?

–Lo que yo creo es que si el Gobierno pierde va a ser más dificultoso, pero no va a ser imposible de gobernar. El peronismo nunca huyó del gobierno, siempre lo echaron. Aun con dificultades, a nosotros no nos van a echar. No va a ser como para que el Gobierno tenga que irse. Nosotros decimos que si ganan los bien peinaditos y los ojitos verdes retrocedemos 40 o 50 años. La política de ellos es el ajuste, que lo paga el laburante. Hay algunos que están proponiendo volver a tener relaciones carnales con el FMI. Y eso significa volver al 2001 y a la década del 90. Van a querer reducir salarios, jubilaciones y asignaciones familiares, como hicieron en 2001.

–¿Qué opina de que en la lista que usted apoya haya aparecido Nacha Guevara, en un lugar que podría haber ocupado el movimiento obrero?

–Esa opinión se la doy a mis compañeros.

SEGÚN LA CGT, HAY DESPIDOS. "El próximo martes nos vamos a reunir y vamos a dar a conocer nuestros números", anticipó Hugo Moyano ante una pregunta sobre el nivel de desocupación actual. El anuncio sonó como una advertencia. ¿Se animará a contradecir al Gobierno en plena campaña electoral?

Por lo pronto, ayer dijo que "el nivel de desocupación ha crecido, nadie lo puede dudar. Muchas veces se considera que no hay despidos por la condición de trabajadores eventuales. Pero el eventual también es un trabajador. En el caso del transporte hemos tenido empresas que se retiraron del país y estamos trabajando para reubicar a sus trabajadores. No se cuál es la cantidad, pero nadie puede negar que hubo despidos".

–¿La CGT coincide o no con la medición del empleo que hace el INDEC?

–Nosotros coincidimos con el supermercado en cuanto a la inflación. Y coincidimos con nuestra propia medición en cuanto a los despidos.

Comentá la nota