A Moyano se le armó la gorda

A Moyano se le armó la gorda
Los Gordos quieren limitar su poder al frente de la central sindical. El próximo lunes se reunirán para avanzar en ese sentido. "Queremos un triunvirato o una conducción colegiada", explicó Oscar Lescano, del Sindicato de Luz y Fuerza.
"Estamos en disidencia con la forma de conducir de Hugo (por Moyano) y el lunes un grupo de compañeros importantes nos vamos a reunir para ver el camino a seguir." La frase del secretario general de Luz y Fuerza, Oscar Lescano, tradujo a la luz pública lo que ya era vox pópuli dentro del sindicalismo: la aparición de un abierto desafío al liderazgo de Hugo Moyano al frente de la CGT. "Queremos un triunvirato o una conducción colegiada", declaró Lescano. Sus palabras funcionaron como la presentación en sociedad de un nuevo espacio sindical, impulsado por los llamados Gordos, que pretende limitar el poder del camionero. La iniciativa cuenta con el aval de Carlos West Ocampo (Sanidad), Armando Cavalieri (mercantiles) y Andrés Rodríguez (UPCN). El deseo de todos ellos es retornar a la conducción tripartita que caracterizó a la CGT en los inicios del kirchnerismo: aquella terna estaba integrada por el propio Moyano, Susana Rueda (Sanidad) y José Lingeri (Aguas Argentinas).

El desafío a la conducción de Moyano se fue gestando en silencio en las últimas semanas. Tras la derrota del oficialismo el 28 de junio, Cavalieri y West Ocampo, reconocidos como los ideólogos del grupo de los Gordos, imaginaron que Moyano iba a ver reducida su incidencia sobre lugares clave del Gobierno y que eso lo obligaría a modificar su estilo de conducción. Sin embargo, el camionero pudo mantener su influencia en la Administración de Programas Especiales (APE), que distribuye entre las obras sociales el 10 por ciento del total de aportes de empleados y empleadores para solventar cirugías y tratamientos de alta complejidad. Aparte, logró ubicar a un hombre relativamente cercano en el directorio de Aerolíneas: el abogado Mariano Recalde.

Moyano había ubicado a dos hombres de extracción sindical en las listas del oficialismo. Se trata de Omar Plaini (vendedores de diarios), electo diputado por la lista K, y Jorge Mancini (trabajadores del Ceamse), que ya se garantizó una banca en la Legislatura bonaerense. El descontento del grupo encabezado por Cavalieri y West Ocampo no tardó en salir a la luz. Y coincidió en el tiempo con una elocuente declaración del jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri: "Sabemos que Hugo Moyano es un hombre que ha tenido mucho poder en los últimos años, excesivo digamos".

El distanciamiento que se venía gestando dentro de la CGT quedó claro en la primera convocatoria al consejo directivo. Los principales exponentes del sector de los Gordos faltaron a la reunión que tuvo lugar en el cuarto piso del edificio de Azopardo, el jueves último. Ayer, consultado justamente por esa reunión, Lescano dijo que no habían sido invitados. "Para nada", machacó. "Hay compañeros marginados de este tipo de cosas", se quejó luego. Tras hacer sus críticas, Lescano anunció que su sector se reunirá el lunes para debatir qué hacer y fijar una estrategia. Se descuenta que a esa cita irán Lescano, West Ocampo, Cavalieri y Rodríguez. Habrá que ver si también asiste Gerardo Martínez (Uocra), cuyo gremio fue uno de los más beneficiados por la política oficial de impulso a la obra pública. Martínez no fue a la reunión del consejo directivo, pero sí envió a una abogada en representación del sindicato.

El desafío de los Gordos, los gremios vinculados con los servicios que dominaron la CGT a lo largo de los años ’90, fue tomado con naturalidad en el entorno de Moyano. Ayer, al enterarse de los dichos de Lescano, el camionero replicó que su liderazgo, pero sobre todo el apoyo a un modelo económico que impulse el consumo y el mercado interno, sigue teniendo el aval de la mayoría de los sindicatos. "Ahora se van a clarificar las cosas. Ahora queda claro que los Gordos tienen diferencias con este modelo económico. Este es el modelo que nacionalizó Aerolíneas, el Correo, Aguas y también las jubilaciones. Es el modelo que generó 4 millones de puestos de trabajo y que permitió jubilar a 2 millones de personas. Esto es peronismo, se expresa en hechos cotidianos. Ellos deben tener en mente otro modelo, pero ahora van a tener que explicar cuál es", dijo a Página/12 uno de los principales lugartenientes de Moyano. La pelea, por lo visto, recién está empezando.

Comentá la nota