Los Moyano ahora tienen una textil y una carpintería que abastecen al gremio

No se agrandó la familia del secretario general de la CGT, pero sí sus negocios. El grupo de empresas adjudicadas a los Moyano tiene dos nuevas ramas que prestarían servicios al propio sindicato de Choferes de Camiones. En este caso, se trata de un taller de ropa de trabajo y de una fábrica de carpitentería metálica, ambas con el mismo nombre: Dixey SA.
Hugo Moyano ha diseñado una ingeniería empresarial donde todos los fondos que salen de Camioneros, regresan al mismo bolsillo. Al igual que la constructora Aconra –antes conocida como Jewelry Fashion–, o como la gerenciadora de la obra social camionera, Iarai SA.–ambas empresas fueron descubiertas por este diario en 2006–, el taller de ropa de trabajo Dixey SA, fue montado para prestar servicios exclusivamente a Camioneros. "Sólo trabajamos para el sindicato" confeccionando "indumentaria de trabajo y hotelería", aseguró un empleado del taller cuando se le pidió un presupuesto de los productos de Dixey. "Tiene que hablar con la dueña,Valeria", agregó. La empresa abastecería no sólo al área gremial del sindicato, que engrosa sus filas con unos 100 mil afiliados. Camioneros cuenta con amplios sanatorios en todo el país, como el Antártida, hoteles majestuosos, como el 15 de Diciembre de Mar del Plata y campings de recreación, cuyos empleados también serían vestidos con prendas de Dixey.

Valeria, "la dueña", es Valeria Salerno, de 29 años, hija del primer matrimonio de Liliana Zulet, la polémica esposa –en terceras nupcias– de Moyano. La empresaria se inició en el rubro de la salud, conoció al sindicalista cuando le hizo un juicio por una deuda de 500 mil pesos que el sindicato tenía con su empresa y tiene una condena de dos años de prisión en suspenso por estafa. Salerno, a quien Moyano se ha referido públicamente como "mi hija", figura como presidenta de Dixey desde 2003, secundada por su abuelo materno Francisco Zulet. También es presidenta de Iarai SA desde ese mismo año, cuando a penas tenía 23, y vicepresidenta de Aconra Construcciones desde 2008.

Negocios en expansión. La rama de construcción del holding Moyano se complementa con una fábrica de carpintería metálica, ubicada en Barracas, sobre la calle Río Cuarto al 1.400. Lleva el mismo nombre que el taller de ropa. "Es la misma empresa, pero diferente rama", aseguraron en el lugar a PERFIL.

El taller de ropa está a pocas cuardras de allí, en General Hornos 1178/84. Según datos oficiales de la ciudad de Buenos Aires, está habilitado desde el 29 de abril de 2008 para la "confección de ropa interior, prendas para dormir y para la playa; confección de indumentaria de trabajo, uniformes y guardapolvos". Tiene unos 722 metros cuadrados, divididos en tres pisos y una azotea. Los teléfonos de General Hornos 1178 están a nombre de la empresa Iarai SA, también conocida como Conducir Salud, la gerenciadora de la obra social del sindicato de camioneros, Oschoca, dirigida por Zulet, como reveló PERFIL en 2006.

"Mi mujer administra todo", contesta el líder camionero cuando es consultado sobre sus empresas. Moyano no sólo no lo niega, sino que además admite que el grupo empresarial que manejaría Zulet a través de su hija fue ideado para proveer al gremio a "costos más bajos que los del mercado". En los papeles, Zulet cobra un sueldo de Iarai desde 2005. Su hija y su padre jubilado integran el directorio de la compañía con sede en Florida 878, 2º piso. En esa dirección, también funcionaba Dixey hasta su reciente mudanza.

El secretario general de la CGT no invierte esfuerzos en disimular: Dixey SA también tiene a su nombre la dirección de la quinta de descanso que Moyano y Zulet refaccionan en Parque Leloir, en el partido de Ituzaingó. Se trata de la casona de Los Baqueanos 860, valuada en U$S 500.000.

Promesas de reparto para calmar la interna

Con el objetivo de sostener la débil unidad de la CGT, el secretario general de la Central Obrera, Hugo Moyano, se comprometió con sus pares a convocar a un plenario de obras sociales para este martes en la sede de Azopardo. La medida, que no se tomaba desde la década de 1990, es una herramienta que le queda al líder camionero para apaciguar a los sectores que ya no pisan la Central Obrera en señal de descontento con su conducción y que esperan que Moyano les rinda cuentas sobre su última victoria: Daniel Colombo Russell, el apoderado del sindicato de Camioneros, ahora es el flamante director de la Administración de Programas Especiales (APE), que maneja los fondos de las obras sociales. Por año, dicho organismo mueve casi 900 millones de pesos anuales, que debe distribuir entre los gremios en forma de reintegros por las prestaciones de alta complejidad, como el cáncer, el HIV y la hemofilia.

En el plenario, al que asistirán los jefes de los gremios y los presidentes de las obras sociales –en algunos casos los popes concentran ambos cargos–, se espera que estalle el debate que Moyano intenta silenciar desde hace meses: "El APE nos debe millones de pesos", aseguró un dirigente gremial a PERFIL. "A mi gremio le deben cincuenta mil pesos y no es el único que concentra una deuda de ese tamaño", aseguró.

"Estamos convocados al plenario y vamos a ir", expresa uno de los "gordos". "Moyano nos manda mensajes a través de terceros –el Consejo Directivo de la CGT no se reune desde mediados de año– para que nos quedemos tranquilos. Dice que a partir de ahora va a haber un manejo imparcial de los fondos del APE y que va a arreglar todo", afirma el sindicalista consultado. "Pero queremos que se transparente el manejo de fondos. Esperamos hechos y reglas claras. Que se publique en Internet a quién le pagan, cuánto y por qué", anticipó el dirigente que el martes hará el reclamo a Moyano.

Los popes tal vez se animen a recriminarle otras cuestiones de fondo al jefe camionero: "Entre la guerra entre Moyano y Clarín, y las frases célebres de (Juan) Belén y (Oscar) Lescano nos están dejando culo para arriba a toda la CGT", aseguró un dirigente a PERFIL.

Comentá la nota