Moyano afloja la presión salarial y viaja con Cristina a España

Moyano afloja la presión salarial y viaja con Cristina a España
Dijo que hay actividades que perdieron producción y que "no van a tener los salarios que tuvieron en otros momentos". La afirmación implica un cambio en su discurso, que hace una semana bregaba por mantener el poder adquisitivo salarial.
Antes de viajar a España a fin de esta semana como parte de la comitiva que acompañará a la Presidenta en su visita de Estado, Hugo Moyano buscó bajar los decibeles de la cinchada salarial 2009.

Las sueldos "se van a discutir de acuerdo a la evolución de cada actividad", afirmó ayer líder de la CGT. "Hay actividades que evidentemente han perdido producción y me imagino que las organizaciones gremiales de esos sectores no van a tener la posibilidad de tener los salarios que tuvieron en otros momentos", admitió por radio.

La semana pasada, desde la Unión Industrial habían calificado como "disparate" los pedidos de aumentos salariales en la actual coyuntura económica y los gremialistas respondieron que no iban a aceptar el "chantaje" de cambiar estabilidad laboral por congelamiento salarial. El propio Moyano había hecho hincapié en que era fundamental "mantener el poder adquisitivo de los salarios".

Pero el camionero, en contacto permanente con Néstor Kirchner, cambió ayer su discurso a un tono más mesurado y pospuso la reunión del consejo directivo de la CGT prevista para hoy.

Si bien fuentes sindicales fundamentaron la decisión en la ausencia de muchos dirigentes por vacaciones, lo cierto es que la prórroga sirve para aquietar las aguas de la puja salarial, a tono con las necesidades del Gobierno que lo que menos necesita en este momento es otro frente de conflicto.

Según pudo saber este diario, la reunión de la cúpula cegetista tampoco se hará la semana próxima, en la que el camionero, su ladero de máxima confianza, Omar Viviani (taxistas), y posiblemente un tercer sindicalista estarán en Madrid junto a Cristina Kirchner. El cónclave quedaría entonces para dentro de 14 días.

Las declaraciones de Moyano van en línea con lo que la semana pasada le había anticipado a Clarín su adjunto, Juan Belén, respecto a que cada sector negociaría por su cuenta y que los dirigentes gremiales "saben muy bien hasta dónde pueden tirar de la cuerda".

El líder de la CGT también propuso esperar para tener un panorama más claro de cuánto golpea la crisis a la Argentina. "A partir de marzo, cuando comienzan las clases, vamos a tener un parámetro más real de lo que está ocurriendo en materia económica", explicó.

Con todo, el camionero renovó la presión para que los monotributistas aporten a las obras sociales en relación con sus ingresos y volvió poner sobre la mesa un antiguo desafío: "Si la crisis se agrava, pediremos la doble indemnización", avisó.

Desde el año pasado, en el despacho del diputado y asesor legal de la CGT, Héctor Recalde, aguarda un anteproyecto de ley para establecer una doble y hasta triple indemnización para despidos injustificado. A los empresarios, esa sola idea les pone los pelos de punta.

Comentá la nota