Moyano advierte que no negociará salarios con la inflación del Indec

Un día después de haber renovado su alianza política con el Gobierno en un agasajo con la presidenta Cristina Fernández, el jefe de la CGT, Hugo Moyano, comenzó a preparar el terreno para las negociaciones salariales de 2010 y advirtió que los reclamos de aumentos que los gremios llevarán a esa discusión dependerán de sus propios cálculos sobre la inflación y no de los relevamientos de precios que hace el Indec.
"Nosotros tenemos un Indec propio, el Indec del supermercado, de las amas de casa y de los trabajadores. Ahí sacamos los porcentajes de reclamo salarial que tenemos que hacer", afirmó Moyano, aunque evitó anticipar detalles sobre el pedido de aumento que alentará el gremio de Camioneros, al indicar que su paritaria recién se discutirá en junio próximo.

En línea con las previsiones de otros gremios cegetistas, que proyectan para el próximo año reclamos de recomposición salarial de entre el 22% y 24% sobre la base de las estimaciones de aumento de la inflación, el líder de la central obrera remarcó que la suba de precios es un tema que "preocupa a todos". "Es un factor más que hay que enfrentar entre todos, como la inseguridad", insistió.

Moyano se negó a anticipar su expectativa para los aumentos de 2010, pero garantizó que los gremios actuarán con racionalidad en los planteos que formularán al sector empresario. "Hemos demostrado tanto el sector laboral como el sector empresario una madurez que nos ha permitido funcionar adaptando los salarios los últimos años, cosa que en algún momento de la historia de nuestro país nos llevó a una situación difícil. No va a ser una discusión extrema, sino la que se viene dando en los últimos seis años", sostuvo en un intento por rechazar las advertencias sobre un incremento de la conflictividad laboral por efecto de las próximas paritarias.

A pesar de las cuentas que ya hacen los sindicalistas de cara a la próxima negociación salarial, el tema no fue analizado formalmente durante el almuerzo que Cristina compartió el martes en Olivos con los miembros del consejo directivo de la CGT, compuesto por moyanistas y antimoyanistas. En la charla informal hubo espacio para que los dirigentes acercaran algunos pedidos a la Presidenta, pero en su mayoría los reclamos estuvieron orientados a los millonarios fondos que el Estado adeuda a las obras sociales sindicales y a la queja por el impacto del mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias sobre los salarios medios.

Pauta oficial

Cómo ocurre en los gremios, también dentro del Gobierno y entre los sectores empresarios ya hacen previsiones sobre los futuros aumentos. Si bien oficialmente los funcionarios de la administración kirchnerista repiten como latiguillo que no habrá "ni piso ni techo" en la negociación, sus expectativas apuntan a asegurar una pauta que no supere el 20% de recomposición.

En las empresas, en tanto, los números varían según la situación que atraviesa cada actividad y las perspectivas para los próximos meses. Pero en general prevén que el nivel de los incrementos se ubicará entre el 15% y 20%.

Comentá la nota