Moyano admitió que se le "salió la cadena", pero defendió su gestión en la central obrera

"Por ahí no usé las mejores palabras, pero me salieron del corazón", dijo; además, planteó que "hay situaciones" en las que no puede evitar manejarse de manera personalista
En el día después del pedido de disculpas que evitó la fractura de la CGT, Hugo Moyano, insistió en que "se equivocó" y hasta apeló a la gráfica expresión de que "se le soltó la cadena" con la dura embestida contra los "Gordos" que casi provoca la ruptura.

No obstante, reivindicó su forma de conducción de la central obrera y aunque aceptó el mote de "personalista", planteó que hay situaciones en las que no puede manejarse de manera más abierta.

Moyano comenzó por rechazar el uso de la palabra "perdón" para referirse al pedido de disculpas que ayer dedicó a sus rivales internos. "Perdón se le pide a Dios cuando se comete un hecho grave. Disculpas es otra cosa. Es por alguna palabra que le haya caído mal a alguno", distinguió el camionero en declaraciones a radio 10.

Enseguida, avanzó con una autocrítica a medias. "Por ahí no usé las mejores palabras, pero me salieron del corazón", dijo. Y reforzó: "Si algo se dijo que pudo haber ofendido, pedimos disculpas". No obstante, volvió a reivindicarse: "Esto es para demostrar que uno es como es, no puede cambiar y mucho menos a esta altura de la vida. Cuando uno tiene la responsabilidad de conformar un cuerpo colegiado tiene que aceptar a las personas como son".

¿Impracticable? En este punto, y cuando se le preguntó por su "personalismo" a la hora de conducir la CGT, el principal cuestionamiento de los "Gordos", intentó justificarse. "Sí sí, eso dicen. Que soy muy personalista.

Pero a veces esta tarea hace que en muchos casos tenga que participar en algo personalmente o tomar decisiones personalmente". Avanzó con un ejemplo: "Si algún funcionario me llama para hablar algún tema no puedo decirles «Vengan muchachos, vamos todos», porque me llaman a mí, llaman al secretario general", se defendió.

Llamados y charlas. Por otra parte, en declaraciones a radio 10, Moyano intentó minimizar la presión del Gobierno para evitar la fractura en la central obrera. "Nadie me dijo lo que tenia que decir. No sé si la Presidenta habló con alguien del otro sector o con alguno de mis compañeros, pero conmigo no habló en absoluto. No sería normal que hablara por temas de esta naturaleza", planteó.

Sin embargo, reconoció haber "charlado" anteayer con el ministro de Planificación, Julio De Vido. "Hablamos de todos los temas, incluido este", admitió.

Comentá la nota