Los movimientos sociales prometieron cuidar la plaza y limpiarla antes de irse

La protesta de los movimientos sociales en la plaza central de Resistencia cumplió su primera semana, donde más de dos mil personas acampan ocupando cerca de una hectárea de ese espacio público que en estos días se convirtió en un nuevo asentamiento con las familias tratando de organizar su vida en torno a la manifestación por mejores condiciones de vida.
Los techos improvisados, carpas, ollas populares, tendales con ropa lavada y carteles identificando a cada movimiento, se mezclan entre el pasar veloz de los automóviles y la gente que concurre a sus trabajos quienes observan una de las más grandes manifestaciones de los últimos años, algunos aceptando y otros cuestionando no sólo la manifestación sino también los daños que se producen en la plaza.

A sabiendas de que cada manifestación de esta naturaleza sin dudas deja su marca y provoca el reclamo de los vecinos de la zona, cada una de las agrupaciones decidió ser responsable del sector que ocupan y para ello se delimitaron perímetros, con la finalidad de que los integrantes de los movimientos se encarguen de la seguridad e higiene de sus sectores. De esta manera las agrupaciones expresan que cuidarán la plaza y al mismo tiempo se comprometieron a limpiarla una vez que se ponga fin al reclamo.

Si bien la ocupación de parte de este gran espacio público limitó la circulación por el lugar, los integrantes de los grupos piqueteros explicaron que si bien intentan generar el menor inconveniente posible a la población, hay circunstancias que hacen que se ocupen veredas y pasos que impiden el normal tránsito por la zona. En este sentido, dieron cuenta que muestra de la buena voluntad de no ocasionar problemas en la comunidad fue la decisión tomada el último fin de semana, días durante los cuales no llevaron adelante cortes en las calles para permitir que los resistencianos puedan disfrutar del fin de semana.

Las mayores dificultades se dan con relación a la seguridad y la utilización del baño público, sobre la primera expresaron que llama la atención que en los últimos días haya sectores donde se corta la energía convirtiéndose esas zonas en lugares oscuros y peligrosos, no sólo para los transeúntes sino también para la gente que está acampando a quien sin dudas apuntarán en caso que suceda algo.

Con relación a los baños reconocieron que hubo quejas respecto a que los mismos se convirtieron en uso exclusivo de los acampantes, llegando a formarse largas colas para la utilización del mismo, sin que la higiene del lugar sea la más adecuada. Sostuvieron que eso no pueden remediarlo y que es el único lugar al que pueden acudir y que esa situación no van a poder remediar, más allá que hubo pedidos expresos de empleados municipales.

Comentá la nota