CTA se movilizó por libertad sindical y despidos de Kraft

Miles de trabajadores marcharon hasta Alem al 600 en solidaridad con los despedidos de la ex Terrabusi. Y exigieron frente al Congreso la personería jurídica.
La protesta social no cesa en las calles de Buenos Aires. Esta tarde manifestantes de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) marcharon desde Carlos Pellegrini y Corrientes hasta el Ministerio de Trabajo en Alem al 600, para exigirle al Gobierno "mayor libertad y democracia sindical" además de expresar la solidaridad con los trabajadores de la ex Terrabusi. Otra facción de la agrupación fue hasta la plaza de los Dos Congresos, en reclamo de la personería jurídica de la entidad sindical.

Trabajadores del sector privado del gremio, empleados públicos nacionales y de la provincia de Buenos Aires, empleados de los subtes, de Kraft Foods, la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Federación Universitaria (FUBA) del MST y la Izquierda socialista, entre otros, se dirigieron desde el Obelisco hasta la sede de la cartera laboral en Alem al 600, donde cortaron el tránsito durante más de una hora.

Durante la manifestación. el titular de la central, Hugo Yasky, aseguró que el gobierno no le concede la personería gremial a la central que encabeza, porque "hay una especie de pinza entre sectores internos de la CGT y poderosos grupos empresarios que prefieren un sindicalismo que se pueda manejar a control remoto".

"No dejar que distintos gremios como los que están acá puedan tener su reconocimiento es una incoherencia absoluta, lo que quieren es un sindicalismo que sea capaz de conceder permanentemente y no representar a los trabajadores para que estos puedan desarrollar sus demandas de lucha con absoluta libertad", se quejó Yasky.

El dirigente dijo además que la protesta se realizó no solo para "exigirle al gobierno el reconocimiento de la personería gremial de la CTA sino también para los pilotos enrolados en UALA, que hace 25 años que la reclaman, para los trabajadores de los subterráneos y en apoyo a los empleados de la empresa Terrabusi".

Sobre el conflicto entre la empresa norteamericana y los trabajadores, Yasky aseguró que la situación"se resuelve únicamente si el Gobierno es capaz de hacerle cumplir las leyes a esa empresa multinacional".

El reclamo al Gobierno de la CTA comenzó esta mañana, cuando el dirigente de la CTA, Víctor De Gennaro, acusó a la administración K de "defender el interés de los grupos concentrados" y aseguró que el "Ministerio de trabajo bicicletea permanentemente a favor de las empresas".

De Gennaro advirtió además que viene una época de "mayor ajuste" y una "profundización de los despidos". "Desde la UIA se dijo que las pérdidas de puestos laborales iban a ser de medio millón a fin de año, y ya van 250 mil", alertó.

En declaraciones a radio Continental, el sindicalista cuestionó la actitud de la Casa Rosada de favorecer a las empresas en otras controversias similares a las de Kraft. En este sentido, De Gennaro sostuvo que eso queda demostrado en la "conciliación obligatoria" y en una "suerte de anuencia" que parece tener hacia "las presiones sobre las organizaciones sindicales y las comisiones internas" ejercidas por las empresas.

Para el dirigente gremial, frente a esto "no hay sanción" ni una "clara" disposición de la cartera laboral de "utilizar toda la legalidad para defender a los trabajadores". También alertó -a modo de ejemplo- que "solamente hay delegados y comisión interna en el 12,7% de los establecimientos privados". Y agregó: "El trabajo en negro, la precariedad laboral y el autoritarismo es moneda corriente".

Comentá la nota