Movilizaciones e instituciones, batallas verbales y contradicciones en Derecho

El reclamo de calidad institucional no es propio de la burguesía o del liberalismo ortodoxo, como se lo ha querido descalificar, sino que es algo profundo y vital para cualquier ciudadano. La Facultad de Derecho y la cuestión institucional. La "Ley desarme" del diputado Lanceta. El concejal Alvarez evalúa si acepta o no ser presidente del HCD.
Hay en la historia nacional todos los gradualismos de lo que es el deterioro institucional. El extremo, obviamente, es el de la última dictadura, cuando la gente comprendió palmariamente lo que es no tenerlas.

Ultimamente ha prendido un concepto tan equivocado como peligroso, que es el suplantar lo normativo con la fuerza de una eventual movilización. Las leyes son las leyes, los estatutos son los estatutos y ninguna movilización, marcha, concentración no puede omitirlas o reemplazarlas. Y esto no es desmovilizador ni nada por el estilo, sino que es poner las cosas en su lugar.

La marcha del 20, que ahora se postergó, no podría ir nunca contra la libertad sindical porque eso debe ser garantizado. Lo mismo que alguna vez habrá que pensar en una democracia sindical que garantice un lugar proporcional a las minorías en la conducción del gremio, siempre y cuando compitan en elecciones y que logren el porcentaje de votos necesario. Esto lo quiso consagrar Alfonsín a mediados de los '80 y recibió como respuesta 14 paros cegetistas. El argumento gremial en contra de esto es que el sindicato podría perder unidad de acción y efectividad, pero ganaría en democracia interna, lo que no es poco.

El primero de los argumentos tiene su lógica dentro de una sociedad con tantas brechas sociales, pero también es verdad que la falta de competencia gremial y de democracia real interna ha terminado burocratizando las estructuras y las ha puesto al servicio del poder político del momento, en procura muchas veces a intereses vinculados mucho más con los popes gremiales que con los afiliados.

En casa de herrero...

Pero esto de pretender reemplazar lo institucional con la movilización no sólo se da en la política nacional sino que también se manifiesta en instituciones impensadas. Por ejemplo, en una dependencia de la Unicén, la Escuela Superior de Derecho de Azul, quien era su directora habría pasado a ser directamente decana de la reciente Facultad solo porque habría sido aclamada por asamblea, aunque sin que hubiese habido un proceso normalizador mediante y sin elecciones previas.

¿Es legítimo que alguien, por más representativo que sea, pase a ejercer un cargo sin haber cumplido con los pasos formales que fijan los estatutos?. La Universidad debería ser un referente ético-institucional y por qué no la reserva republicana que se necesita como sustrato de un país que debe organizarse de una vez por todas en ese sentido.

Sin embargo, cuando esto fue observado en el ámbito de la Universidad, alguien habría reprochado: "déjense de embromar con esas cosas..., son detalles...". Pese a que se estaba dentro de una institución académica y que se estaba hablando de la institución en donde se enseña el marco normativo de la sociedad.

Inseguridad

La inseguridad sigue siendo el tema de mayor preocupación de la gente. La marcha que organizó la Multisectorial demuestra eso, pese a que fue un número menor que la anterior. Pero hoy, ninguna de las fuerzas políticas puede juntar en Olavarría casi 1.500 personas como se juntaron en la plaza del Centro contra la inseguridad.

Es que hoy por hoy, todos son víctimas del accionar delictivo, y mucho más lo son quienes son vecinos de quienes delinquen.

Hace unos días, el Intendente se quejó de la actitud de la Justicia y ésta acusó la crítica: de dieciséis detenidos, a catorce se les habría denegado la libertad. Precisamente, algo que no estaba pasando.

Al mismo tiempo, la Federación de Sociedades de Fomento viene trabajando en los barrios con la figura del "vecino solidario", un programa que intenta lograr a partir de la misma gente colaboración, solidaridad e información sobre ese "elenco estable", como los denominó Julio Alem, o quizás nuevos actores, y que ya habría dado algunos resultados.

Los fomentistas ven que el nuevo Jefe de la Distrital tiene muchas ganas de hacer algo por la seguridad pero a la vez suponen que hay vicios en la policía muy arraigados que actúan como elementos obstaculizadores. "Ortúzar quiere purificar el entorno para tener buenos resultados, y en eso está. Es más, ya empezó a hacerlo", confió una fuente barrial. "Desde que asumió se descubrieron 19 kg. de droga y hubo más detenciones que las que hubo en mucho tiempo", añadió. El mismo Ortúzar dijo por FM 98 POP, que si bien puede haber más delitos, "también hay más aprehendidos", con lo cual le cargó a la Justicia la posible reincidencia de los que ya detuvo.

La Ley Desarme

La seguridad es el tema, y Alem lo sabe. Por eso es que, casi a modo de discurso electoral, al decir que "ya no se le puede decir a la gente que es un tema de Scioli", le está advirtiendo a la gente que él estaría dispuesto a invertir más dinero en ese tema.

Pero a la vez elogia demasiado la gestión del Intendente, reconociendo que José Eseverri está haciendo una "buena gestión", pero que él cambiaría solamente su encuadramiento político.

"Chango" no tiene estructura propia, nunca se preocupó por construirla, y no le quedaría otra alternativa que volver a la UCR para ser el candidato radical. Eseverri no tendría ninguna intención de llamarlo ya que le conviene mucho más mantenerlo en la vereda de enfrente repartiéndose los votos con Ernesto Cladera. De paso, al estar Alem con Cobos, lo obliga al "Gato" a recostarse cada vez más en Elisa Carrió.

Sobre el tema seguridad, el diputado nacional, Rubén "Bebe" Lanceta promovería en poco tiempo una "Ley desarme", así la denominó, una medida muy acertada que debió haberse dictado hace tiempo.

El legislador apoyaba a Oscar Aguad para la presidencia del bloque en contra de Ricardo Alfonsín, quien perdió con el cordobés por 26 a 18 votos. "Bebe" será el secretario general de dicha bancada y Silvana Giúdice ocupará la secretaría parlamentaria. La novedad es que a partir del 10 de diciembre se le sumarán los diputados que responden a Gustavo Posse, uno de los primeros radicales que se pasaron al kirchnerismo cuando éste gozaba de una alta aceptación popular.

Massa, el recambio

Mientas tanto, José Eseverri continúa con el armado de un "Frente Ciudadano" en el que podrían confluir eseverristas, peronistas, dirigentes barriales y gremiales, algo así como lo que ya se ha dicho en esta columna, un neoeseverrismo.

De paso aprovecha para ganar tiempo y seguir de cerca el armado nacional y provincial en el que Néstor Kirchner comenzó a poner en marcha su maquinaria electoral para ser el candidato para 2011, aunque con algunas novedades.

En principio, el ex presidente lo sacaría momentáneamente a un Daniel Scioli algo devaluado por la derrota electoral y por la falta de soluciones concretas en los temas acuciantes de la Provincia, (a fin de año se iría Claudio Zin del Ministerio de Salud) y le daría cada vez más oxígeno a Sergio Massa, quien ha venido recogiendo heridos del kirchnerismo. En ese sentido, Scioli habría dejado a un costado sus pretensiones reeleccionistas y el candidato sería el intendente de Tigre con el que José Eseverri tiene excelentes relaciones.

Comentá la nota