Moviliza a Malagueño el humo del basural de Villa Carlos Paz

Hace más de dos meses que un incendio afecta el predio donde se deposita la basura de estas ciudades. Hay quejas por los malos olores y la contaminación.
Malagueño. El tema involucra a dos ciudades y a barrios de los más diversos estratos sociales: desde countries hasta sectores populares de Malagueño y de Villa Carlos Paz. El humo permanente que emana del basural de Villa Carlos Paz, en el que se depositan los residuos domiciliarios de ambas ciudades, afecta a vastos sectores de las dos comunidades. Pero el barrio más perjudicado es Villa San Nicolás, ubicado en el ejido municipal de Malagueño y sobre la autopista Justiniano Allende Posse.

Desde hace más de dos meses, un incendio en el predio donde se traslada la basura producida por alrededor de 90 mil personas parece no tener fin. Los habitantes de Villa San Nicolás no saben hasta dónde llegar con sus quejas para que el problema cese.

Hace un par de semanas, la misa dominical de la Parroquia San José, en Villa Carlos Paz (y que también atiende a Villa San Nicolás), fue el centro de reunión en el que, además de compartir la fe cristiana, los vecinos se solicitar al intendente de la villa serrana, Carlos Felpeto, que ponga fin a esta situación.

El padre Eduardo Córdoba, párroco de esa iglesia, aseguró que la preocupación mayor es que, más allá de que se trata de un basural a cielo abierto, “se están quemando distintos materiales de manera permanente y eso afecta, sobre todo, a los vecinos de San Nicolás”.

Unas 375 firmas se recolectaron para enviar sendas cartas al Ejecutivo y al Concejo de Representantes de Villa Carlos Paz.

“Nos preocupa muchísimo lo que sucede, porque también se afecta a los barrios Costa Azul Sur y Norte, de Villa Carlos Paz. Según cómo vaya rotando el viento, también llega hasta los countries cercanos a Yocsina”, manifestó el sacerdote.

El párroco indicó que la intención de los vecinos y de la Pastoral Social es que haya un mayor control en la selección de los residuos industriales y domiciliarios, y que se termine con el incendio y la emanación de humo. “Existe una emisión de gases nauseabundos hacia la atmósfera. Uno entra o sale de Villa Carlos Paz y pareciera que es un día de neblina”, dijo Córdoba, quien informó que también se envió una nota a la Municipalidad de Malagueño para que interceda en esta cuestión.

Vecinos preocupados. En las calles de tierra de Villa San Nicolás el humo se mezcla con el polvillo que levantan los autos al pasar. Si bien es casi imperceptible a la vista, se huele fácilmente en una atmósfera cargada de aromas nauseabundos.

Los vecinos plantean que el olor se siente más durante la noche, cuando el viento rota hacia esta zona lindante con la autopista Allende Posse.

En un sector de la plaza, la vecina Alejandra López juega con su hijita. “Es muy difícil vivir con este olor permanente. Hemos hecho notas de reclamo, pero no nos llevan el apunte. Ahora mandaron otra nota, así que vamos a ver qué pasa”, finalizó la mujer.

Comentá la nota