Movida radical para lograr la unificación partidaria

Una suerte de inesperada reacción parece generarse en el radicalismo del país. Primero fue la actitud asumida por, el entonces sancionado vicepresidente de la Nación, Julio Cleto Cobos, cuando decidió no acompañar desde el Senado nacional la polémica resolución 125, siendo su posición definitoria para que el kirchnerismo reciba uno de los más duros traspiés legislativos.
Después, la desaparición física del ex presidente Raúl Alfonsín, se convirtió en el disparador para que se produzca la "convulsión radical", ahora encaminada a recuperar el partido, dirigentes y militantes.

La primera gran actitud se puso de manifiesto cuando el Convención partidaria decidió levantar la sanción impuesta a Cobos y a partir de allí el efecto Cobos-Alfonsín está calando hondo en las distintas jurisdicciones.

En Tucumán los primeros movimientos llamativos comenzaron a producirse, aunque sin mayor trascendencia pública. Varias corrientes internas del radicalismo de nuestra provincia -no todas- tuvieron sus representantes en un encuentro que se realizó el pasado lunes, en un local de calle Catamarca, que no fue precisamente la sede partidaria.

Radicales históricos

A mismo concurrieron muchos históricos, algunos con la experiencia de haber ocupado cargos electivos y otros en actual función, como el caso de Jorge Mendía. Se conoció que participaron, entre otros, Alfredo Neme Scheij, Rubén Chebaia, José Ricardo Ascárate, Carlos Tarulli y Bernabé García Hamilton.

El eje central del mensaje, según trascendió, es lograr la unificación de la UCR con el propósito de producir una base capaz de enfrentar al oficialismo en las próximas elecciones.

También fue tema de conversación la conformación de un frente con otros partidos, para lo cual uno de los primeros contactos estaría en vía de concretarse con Rodolfo Succar, principal referente del Socialismo. Pero la iniciativa tiende a ser mucho más abarcativa, al punto que otro de los polos de convergencia podría ser la línea del peronismo disidente que lidera el ex vicegobernador Fernando Arturo Juri.

Admitió una fuente radical la intención de integrar un frente electoral con sectores, "que más allá de disponer de un partido, tengan en su haber un trabajo de campo que nos permita, de movida, contar con una base de votos importantes para la contienda de junio".

Creíble y prestigioso

Al momento de analizar las candidaturas, nada se precisó, sólo el concepto general, en el sentido de que es menester contar con un dirigente creíble, de prestigio y que tenga crédito en la sociedad. Anoche continuaban las reuniones, esta vez prevista en Buenos Aires al 200, cónclave al que había prometido su asistencia uno de los interventores del partido, Federico Romano Norri.

La reunión de los históricos no valoró de la mejor manera la determinación del actual legislador José Cano de encarar en una postura pública su anhelo de ser candidato a senador, invocando al partido radical. De todas maneras, y de acuerdo a lo adelantado por una fuente oficiosa del radicalismo tucumano, "para abrazar la premisa de la unificación, hará falta en primer lugar, encontrar el consenso dentro de las filas del propio partido".

Comentá la nota