Motomel comunicó varios despidos y no renovó algunos contratos

Las partes se encontrarán hoy en el Ministerio de Trabajo

La empresa de La Emilia despidió el viernes pasado a 16 personas de la planta permanente y no continuará con la contratación de otras 15. Fabián Gigli -de la Comisión Directiva de UOM- se refirió a la situación laboral y al contexto de crisis. “La organización decidió otorgar vacaciones del 20 de diciembre al 5 de enero. En ese lapso, la producción estará paralizada con la intención de ir achicando el stock acumulado”, señaló.

El viernes pasado, Motomel comunicó el despido de 16 empleados de la planta permanente y la no renovación de contratos -luego del 31 de octubre- de 15 personas. “Respecto de los efectivos despedidos, la empresa alega ausentismo como causa principal. Nosotros rechazamos rotundamente esa explicación e hicimos una presentación en el Ministerio. Mañana (por hoy) tendremos una audiencia”, informó a EL NORTE el integrante de la Comisión Directiva de UOM Fabián Gigli.

La entidad de La Emilia renovará el contrato por dos meses más a 25 operarios.

Según evaluó el miembro de la Unión Obrera Metalúrgica, los despidos no tendrían que ver con la crisis. “El contexto desfavorable internacional puede vincularse con la no renovación de los contratados. Entendemos que el argumento del ausentismo es una excusa”, manifestó.

Producción y empleados

Motomel produce actualmente alrededor de 200 motos diarias, mientras que en 2007 armaba unas 500. “De las 200, se venden alrededor de la mitad. El resto se suma al stock, que alcanza cantidades importantes. Por eso, la empresa decidió otorgar vacaciones del 20 de diciembre al 5 de enero. En ese lapso la producción estará paralizada con la intención de ir achicando ese stock”, marcó Gigli.

Y agregó: “La situación de Motomel no es nueva, se viene produciendo desde mediados del año pasado. El factor que más incide es que traen la moto directamente armada de afuera. Considerando los costos nacionales, el sector ha ido perdiendo competitividad. En el país, sólo dos empresas arman las moto acá”.

La organización de La Emilia emplea por estos días a 230 personas y el año pasado, era la fuente laboral de 500.

Sobre el panorama -en el marco de la crisis internacional- para los próximos meses, Fabián Gigli evaluó: “Cambia día a día. Esperamos que haya una reactivación en el orden nacional. Notamos una recesión que está afectando a toda la industria. En el caso de Motomel esta situación se encuentra agravada por la ultima decisión de estatización de la AFJP, porque esos capitales estaban destinados básicamente a financiar las líneas de créditos de electrodomésticos y motos. Eso ha perjudicado al mercado. Hasta el momento el panorama no es muy alentador, menos considerando que en esta época era cuando el mercado de las motos se incrementaba. Hoy no se da esa situación”.

Respecto de si hay medidas que la empresa podría implementar para mejorar el panorama, respondió: “Hasta donde nosotros sabemos, han solicitado algunas medidas de protección -como arancelamiento- a la Secretaría de Industria de la Nación, pero no se concretó”.

Algunos factores

El mercado de las motos, que hasta 2007 creció a un ritmo vertiginoso, redujo su velocidad y ya nadie espera llegar a las 800 mil unidades que el sector esperaba vender este año en el país.

La crisis por el enfrentamiento entre los productores agropecuarios y el Gobierno nacional endureció el crédito entre las entidades financieras. La inflación también hizo lo suyo, reduciendo los excedentes en los ingresos de los que deciden comprar una motocicleta.

Entre 2002 y 2006, el mercado se duplicaba cada año. Así llegó en 2007 a un volumen de ventas de 650 mil unidades, 30 por ciento más que en el año anterior.

Este crecimiento estuvo impulsado por una importante oferta crediticia por parte de las financieras como las tarjetas de crédito y las entidades bancarias.

De la amplia oferta que existía a comienzo de año, quedan no más de cinco entidades. Las tasas subieron cerca de 10 puntos porcentuales y las exigencias para el otorgamiento de los préstamos son cada vez mayores.

Hasta ahora, el mercado crecía porque era un excelente negocio vender motocicletas en un país con pésimo transporte público y con automóviles lejos de las posibilidades de los sectores medios y medios bajos; pero también porque abría la puerta al negocio de nuevas financieras. La situación cambió cuando la economía se desaceleró.

Comentá la nota