"Me motiva la Libertadores".

SAN LORENZO: El delantero explica la razón para quedarse un semestre más en Boedo. "Me trae lindos recuerdos", asegura.
No pasó inadvertido en el Minella, ni siquiera después de un partido en el que no dotó de alas a su potencia. Al ser reemplazado por Hernán Peirone, los hinchas de Boca se acordaron de los gestos a Héctor Baldassi tras ser expulsado en el triangular final y lo abuchearon. Tampoco fue ave de paso para los de San Lorenzo, que lo ovacionaron, protegiendo a uno de sus mimados, en clave de deseo, también, de que llegue la confirmación definitiva para un semestre cargado de ilusiones. "Fue un partido de pretemporada y no tiene nada que ver con lo que pasó. Ahora estamos pensando en ponernos a punto para lo que viene", minimizó Gonzalo Bergessio, quien terminó con una fractura en el quinto metacarpiano de la mano derecha. Ese "lo que viene", es el meollo de la cuestión, más si se trata del héroe del Monumentalazo del 8 de mayo, la eliminación a River en cuartos de final en completa situación de inferioridad y, claro, con dos gritos suyos...

Los grupos inversores que atesoran su ficha (50% del que encabeza Marcelo Tinelli, la otra mitad de Raúl Delgado) no recibieron ofertas lo suficientemente suculentas. Y con el valor agregado que aporta Lavandina de cara a una nueva aventura copera sueña la masa de fans. "Yo tengo la cabeza metida acá, tengo que concentrarme en el trabajo. Estoy cómodo y espero que esto se resuelva de la mejor manera", es diplomático Bergessio. La zanahoria que le pendió de la caña el empresario, encargado del operativo convencimiento, va surtiendo efecto. "Sí, la Libertadores motiva para quedarme. La Copa pasada me trae lindos recuerdos, el partido con River me marcó, por ejemplo. Pero no la ganamos, así que espero que en el 2009 se nos dé. Es prioridad. Ojalá todo lo hecho nos sirva de experiencia para poder darles a los hinchas lo que tanto quieren", ya empieza a palpar la efervescencia. Y no le hace falta más que un breve repaso para entender que el tránsito tendrá obstáculos: "Hay que hacer las cosas bien, es una competencia larga. Nada es sencillo, ni la fase de grupos, ni después la etapa de los mano a mano".

Si sus valijas se mantienen en Boedo, la Copa, además, será el torneo en el que debutará oficialmente en el 2009. Es que el 3 de febrero se tiene que presentar a declarar y luego aguardar la sanción que le aplicará el Tribunal de Disciplina por el episodio Baldassi. Según pudo averiguar Olé, serían dos jornadas. "Espero que no me den muchas fechas, no tengo antecedentes. Por suerte, la Libertadores empieza prontito, así que no es tanto lo que voy a demorar en jugar", se consuela. Y se embala con lo nutrido de la plantilla, el potencial de cara a los objetivos. "Está bueno que haya una continuidad del grupo. Yo estoy desde hace un año, pero hay chicos que llegaron hace mucho más, y conocernos es importante. Yo lo veo como uno de los mejores planteles del país, hay que demostrarlo en la cancha", elogia a la vez que plantea el desafío. El general, y el personal: "Ojalá a fin de semestre me vea como campeón después de haber marcado goles importantes". Así, otra vez, no pasará inadvertido...

Comentá la nota