El Motel Provincial de Río Colorado sigue cerrado y abandonado.

A pesar de que la localidad no tiene hoteles suficientes, nada se sabe de la licitación para explotarlo.
RÍO COLORADO (ARC).- A pesar de haber transcurrido un tiempo suficientemente prolongado desde el momento en que el anterior concesionario abandonó el edificio del Motel Provincial ubicado a la vera de la Ruta Nacional 22, luego de un severo conflicto entre la municipalidad y el propio concesionario, hasta la fecha no hay ninguna novedad en cuanto al llamado a licitación correspondiente para que los interesados en explotar el lugar puedan presentar sus ofertas.

Resulta lamentable que un edificio de esas características, cuya ubicación se torna ideal para el turista de paso, se encuentre totalmente abandonado. El tiempo va provocando daños en su estructura, con la consiguiente dificultad para su reparación.

Es imprescindible que desde la comuna se intente llevar a cabo a la mayor brevedad los trámites pertinentes al llamado a licitación y su posterior adjudicación, habida cuenta de otorgar el plazo suficiente al eventual adjudicatario para poner el edificio en condiciones de explotación.

Sabido es que durante la época estival, la capacidad hotelera de esta localidad no alcanza para satisfacer la demanda del turismo de paso, por lo cual los paseantes deben seguir viaje hacia otras localidades para pernoctar.

El predio donde se encuentra ubicado el motel constituye un lugar privilegiado a la vera de la Ruta 22, dado que cuenta con un amplio camping dotado de múltiples comodidades, además de pileta de natación para adultos y niños.

Desde aquel conflicto que enfrentó al concesionario y a la municipalidad, el local quedó cerrado. Algunas opiniones recogidas en el ámbito comunal indicaban que a lo mejor hubiera sido más acertado llegar a un acuerdo con la persona que estaba a cargo por un tiempo más hasta que se estuviera en condiciones de licitar y de esa manera mantener el servicio al viajero.

Permitir que esas instalaciones permanezcan cerradas, no sólo configura una seria falencia en la oferta para el turismo- sino que además significa una importante pérdida económica.

Comentá la nota