La UE se mostró a favor de Jerusalén como capital de Israel y Palestina

La Unión Europea (UE) abogó por convertir a la ciudad de Jerusalén en "la futura capital de dos Estados" palestino e israelí, una declaración que fue celebrada por ambas partes involucradas, aunque expresaron varias reservas.

"Teniendo en cuenta la primera y extrema versión presentada por la presidencia sueca, sólo podemos congratularnos porque haya prevalecido finalmente la voz de los Estados responsables y equilibrados", afirmó el ministerio israelí de Relaciones Exteriores en un comunicado.

No obstante, la declaración europea, sin embargo, "ignora el principal obstáculo para lograr la paz entre Israel y los palestinos: la negativa de los palestinos a regresar a la mesa de las negociaciones", agregó el texto.

"Teniendo en cuenta los esfuerzos del gobierno israelí para contribuir a la reanudación de dichas negociaciones, es lamentable que la UE haya decidido adoptar un texto que no contribuye a dicha causa", señaló la cancillería israelí.

En cambio, el alcalde israelí de Jerusalén, Nir Barkat, dijo que "ninguna ciudad en la historia del mundo funcionó correctamente tras haber sido dividida".

Por su parte, la Autoridad Nacional Palestina (ANP) lamentó que el contenido de la declaración europea haya sido suavizado respecto a la propuesta inicial.

"Es un paso positivo, aunque esperábamos algo más fuerte y más claro", declaró Nimr Hamad, consejero político del presidente palestino, Mahmud Abbas.

"Lo consideramos, no obstante, como una etapa positiva", añadió, al tiempo que criticó "la magnitud de las presiones ejercidas por Israel y otros, entre ellos algunos países europeos, para modificar el texto".

"Los responsables israelíes deben comprender que ya es hora de que respeten las leyes y las resoluciones internacionales, que garantizan el derecho a la autodeterminación de los palestinos", añadió el primer ministro palestino, Salam Fayyad.

En una declaración conjunta de los 27 países de la UE, los ministros de Relaciones Exteriores reunidos en Bruselas abogaron por que Jerusalén sea "la futura capital de dos Estados", israelí y palestino, un estatuto que debe surgir - defendieron -, de una solución negociada al conflicto.

Suecia había planteado en un principio una fórmula que precisaba claramente que el futuro Estado palestino debía estar formado por Cisjordania, la franja de Gaza y Jerusalén.

"Si debe haber una paz verdadera, debe hallarse una vía a través de las negociaciones para resolver el estatus de Jerusalén como la futura capital de dos Estados", dice un documento firmado por el Consejo de ministros de la UE, que debe ser ratificado por los jefes de Estado del bloque europeo.

Los cancilleres europeos encontraron "tras una larga y compleja discusión sobre Medio Oriente un compromiso equilibrado sobre el estatus de Jerusalén este", dijo el ministro italiano de Exteriores, Franco Frattini, en rueda de prensa en Bruselas

Según Frattini, el texto del acuerdo contempla "las posiciones de países, entre ellos Italia, que miraban con preocupación una interferencia europea sobre los resultados de la negociación, que auspiciamos que se reanude pronto".

El acuerdo se logró sobre la base de un documento de conclusiones en el que se destaca que el estatus de Jerusalén es clave para lograr una paz duradera en la región, y hace hincapié en que el bloque no reconocerá los cambios de fronteras en la región llevados a cabo después de 1967.

Comentá la nota