Y se mostró "de acuerdo" con operativo policial

Hermes Binner respaldó ayer a su ministro de Seguridad, Daniel Cuenca y al secretario del área, Carlos Iparraguirre, a quienes ratificó en sus cargos, y se mostró "absolutamente de acuerdo" con el operativo policial que se montó el miércoles en Rosario con el resultado conocido: un muerto y una decena de heridos.
"La provincia nunca tuvo un ministro con los avales" de Cuenca, dijo el gobernador, que consideró el despliegue policial como la "contrapartida" de lo que ocurrió en la represión del 19 y 20 de diciembre de 2001. "Si la Policía hubiese actuado como actuaba en otros tiempos, indudablemente, hoy estaríamos hablando del gatillo fácil y de los crímenes que han quedado impunes". Binner sorprendió también con otro dato: dijo que el tesorero de Atilra de Córdoba, Héctor Cornejo, cayó muerto a 300 metros de la sede del gremio -donde se enfrentaron las dos fracciones en pungna del mismo sindicato- y aseguró que el asesinato no quedará sin castigo: "No tengan ninguna duda que este crimen se va a esclarecer", pronosticó.

Después de un acto oficial en la Casa Gris, Binner aceptó una ronda de preguntas en la que analizó la escalada de violencia en Atilra de Rosario, en tres planos: "La situación sindical: indudablemente, no es lo más recomendable resolver los problemas sindicales de esta forma, uno siempre aspira a que haya una democracia para que se puedan resolver de manera adecuada", dijo. "La acción de la Policía: estamos absolutamente de acuerdo con todo lo que ha hecho, había un número importante: 70 efectivos y luego llegaron los refuerzos y se decidió actuar para disperar en el momento en que comenzaron los actos delictivos", explicó. "Y en tercer lugar está el crimen que ocurrió a 300 metros del lugar, indudablemente que allí hay una serie de datos que están hoy sobre la pista de quién fue el asesino, y se está investigando este tema", reveló el gobernador.

Binner insistió que "para poder analizar correctamente la realidad hay que pensar en estos tres planos distintos. Primero: no podemos aceptar que se diriman los problema sindicales de esta forma. Segundo: la acción de la policía fue adecuada a la realidad, hubo una investigación sobre todos los ingresos de los ómnibus que llegaban a la ciudad y no se encontró ningún elemento agresivo. Y tercero: el crimen, que es lo que empaña toda otra valoración porque estamos hablando de una muerte y heridos de balas. Pero también hay una serie de datos se está en la pista de identificar quién ha sido el autor del crimen", planteó.

-Con esto ¿usted ratifica al ministro Cuenca? -le preguntó una colega.

-No tenga ninguna duda. La provincia de Santa Fe nunca tuvo un ministro que tenga todos los avales de Naciones Unidas y de las instituciones que hoy están en el tema de la seguridad. Y que estemos trabajando de esta forma. Fíjese que por otras circunstancias hacíamos referencia al caso de Pocho Lepratti, si la Policía hubiese actuado como actuaba en otros tiempos, indudablemente, hoy estaríamos hablando del gatillo fácil y de los crímenes que han quedado impunes -contestó Binner.

-¿Podría haber alguna remoción en otros cargos?

-No. ¿Por qué lo dice? -repreguntó el gobernador- Nosotros estamos muy conformes con lo que se está haciendo.

-Por (el secretario de Seguridad, Carlos) Iparraguirre.

-No. Estamos muy conformes con todo lo que se está haciendo -reiteró Binner.

-¿Esto se podría haber previsto?

-¿A qué se refiere? -volvió a repreguntar

-A que los dirigentes de Atilra de Rosario le avisaron con una nota.

-Por eso se hizo todo lo que se hizo.

Comentá la nota