El mosquito ya picó en Buenos Aires: el primer caso de dengue autóctono

El mosquito ya picó en Buenos Aires: el primer caso de dengue autóctono
Se trata de Jorge Méndez, un abogado de 64 años que vive en Ciudadela, a 8 cuadras de la General Paz, y trabaja en el centro porteño. Le diagnosticaron el tipo 1 de la enfermedad. Ocaña pidió no entrar en pánico.
Buenos Aires ya tiene su primer caso autóctono de dengue. Se trata de Jorge Méndez, de 64 años, que vive en un tranquilo barrio de Ciudadela, a ocho cuadras de la General Paz y trabaja todos los días en pleno centro porteño. "Empecé con fiebre y dolor de cabeza, los médicos me mandaron a hacer varios análisis y diagnosticaron dengue tipo 1" relató Méndez a Crítica de la Argentina.

"Oficialmente el caso no se puede confirmar hasta que no exista el análisis del instituto Maiztegui, que es el centro de referencia nacional", afirmó Raúl Forlenza, director de Epidemiología porteño. Sin embargo, dos determinaciones de laboratorio realizadas por el departamento de Virología del hospital Ricardo Gutiérrez ratificaron el diagnóstico. "Hay cientos de presuntos casos autóctonos, pero aún no tenemos la certificación oficial y por lo tanto no los podemos dar por confirmados", aseguró el ministro de Salud del gobierno porteño, Jorge Lemus.

La última cifra que notificó oficialmente la ciudad de Buenos Aires fue de 133 casos presuntos, de los cuales 69 fueron confirmados por laboratorio. De éstos, 34 se dieron en personas que viven en la ciudad, pero realizaron recientemente viajes a zonas endémicas. Méndez es el primer paciente que contrajo dengue en el área metropolitana, lo que demuestra que existen en la zona mosquitos Aedes aegypti infectados con el virus y con capacidad de propagar la enfermedad.

"Si bien es cierto que este caso tiene su domicilio oficial en el conurbano bonaerense –lo cual obligaría a registrarlo como un caso autóctono de la provincia de Buenos Aires–, debemos abordar la problemática epidemiológica del área metropolitana en su conjunto y no pensar que la General Paz representa una barrera sanitaria, porque no lo es", agregó Forlenza.

Los funcionarios de la provincia de Buenos Aires se aferraron al estricto protocolo de procedimiento. "No tenemos casos autóctonos y hasta que no tengamos la certificación del Maiztegui, no podemos dar como confirmado un caso presunto", dijo a este diario el responsable epidemiológico de la cartera sanitaria bonaerense, Mario Masana Wilson. El funcionario agregó: "Al señor Méndez lo consideramos con diagnóstico presuntivo de dengue".

Para Eduardo López –uno de los infectólogos del hospital Gutiérrez que atendió al paciente– "todos nuestros análisis confirmaron que se trata de dengue". Alicia Mitchenko, jefa de Virología del nosocomio, explicó el procedimiento realizado. "Antes del quinto día de evolución de la enfermedad, al paciente se le realizó un análisis denominado PCR (reacción en cadena de polimerasa), que arrojó resultados positivos. Después del séptimo día le efectuamos una prueba serológica llamada IGM que permite determinar la presencia de anticuerpos por infección y también dio positiva", finalizó la especialista.

"Lo que hace el Maiztegui es certificar el diagnóstico mediante una tercera evaluación, para recién notificarlo y subirlo a la lista nacional de casos", completó Forlenza.

EL PRIMER AUTÓCTONO. Jorge Osvaldo Méndez es un abogado de 64 años que vive en una casa de dos plantas, con jardín, ubicada en la intersección de la avenida Díaz Vélez y San Martín, a ochocientos metros de la General Paz, en la localidad de Ciudadela. Su relación con la enfermedad que desvela a los funcionarios sanitarios nacionales y provinciales comenzó el pasado 27 de marzo, con el clásico cuadro febril y cefalea que acompaña la aparición del virus. "Al principio creí que se trataba de un posible cuadro infeccioso derivado de una apendicitis que tuve a principios de marzo, pero los médicos de la Clínica del Sol donde me atiendo efectuaron los primeros análisis y notaron una baja significativa de mis plaquetas en sangre", relató el enfermo. "Por eso me derivaron al departamento de virología del Hospital Gutiérrez, donde me realizaron otra serie de análisis, hasta que la doctora me dijo: ‘Usted tiene el honor de ser el primer caso autóctono de dengue en la ciudad de Buenos Aires’", afirmó.

Al ser consultado sobre los lugares donde pudo haber sido picado por el mosquito transmisor, Méndez recordó: "Hace rato que no viajo a ningún lado, en general, mi circuito de movimientos se limita a mi casa, donde tengo un fondito con pasto, una placita que está a diez cuadras de mi casa en el barrio de Liniers y la oficina donde trabajo, que está en pleno centro porteño, Córdoba y Rodríguez Peña, tiene que haber sido en alguno de esos lugares".

Los médicos le explicaron que su cuadro clínico es estable, pero que aún no está recuperado. Y que, por sobre todas las cosas, debe evitar que un Aedes infectado lo vuelva a picar, porque de lo contrario la enfermedad puede reaparecer en su variante hemorrágica, muy difícil de tratar y con un riesgo de mortalidad mucho más elevado. "Mi familia y yo estamos muy preocupados, ando todo el día con repelente y trato de evitar los lugares húmedos donde puede haber mosquitos porque me dijeron que si me vuelvo a enfermar, va a ser muy difícil poder salvarme", finalizó Méndez.

MACRI QUIERE SABER. "No quiero enterarme por los medios que apareció el primer caso de dengue autóctono, tengo que saberlo yo primero para después decidir cómo lo comunicamos", le aseguró el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, a su ministro de Salud, Jorge Lemus, en una reunión realizada a principios de esta semana.

"Estamos tratando cada caso presunto con el procedimiento similar a si estuvieran confirmados, esto incluye el aislamiento del paciente infectado y la fumigación domiciliaria, pero no podemos evitar lo que ya es inevitable", confió una fuente de la cartera sanitaria de la ciudad. Y agregó: "Lamentablemente con la notificación de casos de dengue hay un minuto a minuto que parece el del prime time de la televisión, pero mucho más serio porque está en juego la vida de muchas personas."

Comentá la nota