Mosquera replica y habla de falsedad en los números.

Dimes y diretes signaron la jornada de ayer hasta que al caer la tarde desde la Secretaría Privada de la Gobernación se puso de manifiesto que el informe distribuido a los medios era falso, con lo cual se abre un abanico de dudas.
Ayer desde primera hora la comidilla del mundillo político fue una fuerte ofensiva mediática contra el secretario privado del Gobernador, Diego Mosquera, elegido como blanco de las críticas opositoras en los últimos días.

La editorial de los programas asociados a la línea dura del espectro opositor pusieron el acento en aspectos del trámite de una investigación que de oficio está llevando a cabo el fiscal Buenaventura Duarte, en una causa que por presunto enriquecimiento ilícito se ha sustanciado con intervención del juez de Instrucción Nº 4, Mario Alegre.

Martín Varela por la mañana y luego Antonio Martínez Vidal por la tarde pusieron en la mira al secretario del primer mandatario poniendo el acento en la difusión amplificada de un presunto informe brindado por organismos públicos en virtud del cual se habría registrado un movimiento de dinero más que importante generando por la magnitud de las cifras una fuerte atención en la opinión pública, siendo luego motivo de un debate en el marco de la sesión de la Cámara de Senadores en la que Gustavo Canteros llevó la ofensiva contra Mosquera, para que el tratamiento de la cuestión sea incluida con preferencia para la semana venidera.

Con las primeras horas de la noche llegó la réplica del funcionario aludido en la denuncia, que pone el acento en lo que considera adulteración de los números, lo que de confirmarse generaría responsabilidades para quienes impulsaron la difusión de una denuncia de estas características en un ambiente enrarecido como el que vive la Provincia en las últimas semanas.

LA CONTRAOFENSIVA DE MOSQUERA

Los abogados del secretario privado del Gobernador iniciarían en las próximas horas una querella por injurias, daño moral y otras figuras penales contra los responsables de la divulgación de "información falsa sobre su situación patrimonial", detalle que se difundió a través de una radio de FM y luego fue reiterada por un senador opositor en pleno recinto, sin observar un detalle: el número que supuestamente el funcionario tenía en su cuenta sueldo estaba tergiversado por un "deliberado corrimiento de comas y puntos para engordar la cifra a un millón 300.000 pesos".

Así lo anticipó uno de los letrados contratados por el secretario privado del Gobernador, Diego Mosquera, quien instruyó a sus representantes legales para que disparen a la línea de flotación de la oficina judicial y de las reparticiones públicas desde donde se filtró información de carácter confidencial que "viola el secreto de sumario de una causa en la que se investiga el presunto enriquecimiento del funcionario en cuestión", señaló el profesional.

El error, que desde la óptica de los abogados de Mosquera fue deliberado y formó parte de una maniobra para desprestigiar a un hombre de confianza del gobernador Arturo Colombi, consistió en la simple omisión de puntos y comas en las cifras del saldo que Mosquera tuvo en su caja de ahorro (cuenta sueldos) del Banco de Corrientes durante los últimos tiempos.

Es el caso de lo que sucedió con el resumen de la caja de ahorro de Mosquera en diciembre de 2007. "Vale el ejemplo para el resto de los datos mencionados en el informe -señaló uno de los abogados del funcionario- porque en realidad lo que el secretario privado del gobernador tenía en su cuenta eran 13.884,69, pero al correrse los puntos y eliminarse las comas la suma es sideralmente mayor: 1.388.469 pesos".

Otro detalle que la estrategia de la querella de Mosquera habría de utilizar para demostrar que se trató de una maniobra opositora es el que habla de las extracciones con tarjeta de débito. El informe del organismo público indica que el secretario privado sacó de su cuenta sueldos la friolera de 372.000 pesos en tres meses, lo que implica un imposible. Esto en razón de que las tarjetas de débito sólo sirven para extraer hasta 1.000 pesos por día.

Por lo tanto, según la información divulgada por Canteros -uno de los blancos de la querella en marcha- incurre en un error garrafal que podría encuadrarse en el delito de falsedad ideológica y falsificación de documento público, ya que para extraer 372.000 pesos de una caja de ahorro haría falta retirar mil pesos por día sistemática e ininterrumpidamente durante más de un año. Imposible hacerlo en tres meses.

Lo más importante para los abogados de Mosquera es que el Banco de Corrientes cuenta en sus archivos con los resúmenes de cuenta de la caja sueldos del funcionario, donde se encuentran los números verdaderos. Allí estará la base del ataque judicial que lanzarán en las próximas horas los letrados contratados por el funcionario para demostrar la "malicia" de Canteros y quienes proporcionaron la información involucrando en ello a funcionarios del Poder Judicial de la Provincia.

Comentá la nota