Mosley presiona ante la apelación de Ferrari en París.

El presidente de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), Max Mosley, ratificó que los equipos que no acepten anotarse antes del 29 de mayo serán excluidos de la Fórmula 1.
La advertencia fue formulada un día antes de la audiencia prevista para hoy ante la Alta Corte de París (tardaría varios días para decidir), a la que Ferrari apeló los topes presupuestarios impuestos por la FIA para el Mundial 2010.

Mosley dijo a la revista Autosport que las escuderías que no se inscriban antes del 29 del actual sólo serían readmitidas en el Mundial 2010 si pagan "una indemnización a título de reparación".

La advertencia pareció dirigida no sólo a Ferrari, sino también a Renault, Toyota, Toro Rosso y Red Bull, que ya anunciaron que abandonarán el Mundial 2010 si la FIA mantiene el tope presupuestario de 45 millones de euros para cada equipo. "Creo que entre tres y seis escuderías se inscribirán en el plazo. No creo que la situación se alargue, pero los equipos deben decidir: si quieren seguir corriendo deben aceptar sentarse para hablar", dijo Mosley. "Si no vuelven al Mundial de F. 1 tendrán que decidir si corren en un campeonato propio, en otra categoría o si renuncian. Pero, en esos casos, el problema sería mayor que correr con un presupuesto fijo", añadió Mosley.

La posibilidad de una F. 1 alterna fue descartada, sin embargo, por Bernie Ecclestone, patrón de la categoría, que aseguró a todas las escuderías que el Mundial 2010 no tendrá dos reglamentos diversos, como alega Ferrari.

Comentá la nota